Navidad para nadie. Navidad para algunos. Navidad para todos.

bmowi4liiaa0qfp (1)Últimamente he estado reflexionando sobre, como las llaman, “estas fechas tan señaladas”. Primero deberíamos preguntarnos ¿Qué es la Navidad? Más que la Navidad lo que se está celebrando es el solsticio de invierno, pues Jesucristo ni siquiera nació el 25 de Diciembre. Esta es una ‘festividad’, una celebración, o un recuerdo acordado por la Iglesia cristiana (no únicamente católica), en el que se nos recuerda que debemos estar en familia, felices y en el calor de nuestro hogar.

Todo esto sería especialmente bonito si no estuviese rodeado de cierta (por no decir mucha) hipocresía. Se ha podido comprobar que durante las fechas navideñas, aumentan considerablemente los casos de depresión (enlace). Cuando hablamos de Navidad pensamos en amigos y familia. ¿Y quien no tiene a nadie en su vida ni siquiera para conversar? Cuando hablamos de Navidad pensamos en un hogar caliente, con calefacción y compartiendo la mesa. ¿Y quien no tiene hogar? ¿Qué pasa con aquellas personas que no tienen dinero para disfrutar de un plato caliente? ¿Qué pasa con esas personas que no pueden dormir en una cómoda cama?

P103004a2Si bien es cierto que cada vez más me doy cuenta de todas las carencias de la Navidad, no escribo lo que pienso para desanimar a nadie. Lo escribo para que se reflexione sobre todas esas personas que no tienen nada, pobres personas y personas pobres que sufren en estas fechas más que nunca. Pienso también que no solo se debería ser solidario en Navidad, sino todos los días, en la medida que nos sea posible. Éste artículo es un llamamiento a pensar en todas aquellas personas que desearían tener una Navidad feliz y no pueden. ¿Por qué motivo debería seguirse un patrón riguroso para tener una ‘feliz Navidad’? Las experiencias, la solidaridad, y todo lo que hagamos para que todo el mundo pueda ser un poco más feliz, nos une y merece la pena.

También quiero resaltar que desde todos los medios se nos acosa prácticamente con que compremos. Pues a lo mejor deberíamos reflexionar sobre nuestra actitud. No mercantilizar hasta tal punto unas fechas, que pueden ser preciosas sin regalos materiales. En vez de buscar todo lo que nos ofrecen el mercado, ¿Por qué no tratamos de ser creativos para los demás, incluso para nosotros mismos? Por que confiamos en que lo que se nos ofrece, siempre estará ahí. Renunciamos al trabajo personal frente a las necesidades capitalistas. ¿Y si llega el día en que nos desahucien? ¿Qué ocurre con la situación de los miles de parados? ¿Por qué no nos movilizamos cuando estamos abocados al más negro futuro?

Recordemos que este gobierno tan repugnante que tenemos, no quería dar luz, agua o gas a personas que no pudieran pagarlo (enlace). Y los hogares sin calefacción han aumentado un 5% en dos años por culpa de la crisis (enlace) Recordad mis palabras cuando digo que a este paso, no tardaremos en ser ovejas sumisas, sin derechos, sin dinero, sin hogar, sin sanidad, sin educación… Navidad para nadie. Navidad para algunos. Navidad para todos.

P103004aa2

Anuncios

Comentar este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s