Reflexión sobre una broma de mal gusto. Carta abierta al señor Évole

Reconozco que ayer (23/02/2014, es decir, 23F), cuando decidí que iba a escribirle, también decidí que iba a demostrar mi indignación contra el falso documental, calificado por algunos como “broma de mal gusto”. A pesar de ello, y aunque estoy totalmente de acuerdo con ese calificativo, tras verlo en perspectiva, considero que es mucho más constructivo analizarlo desde una posición calmada y reflexionada.

P10300aa42Muchos de los que cayeron en su trampa, dirán que en realidad nunca acabaron de creérselo, pero yo en este blog, reconozco públicamente, que me lo creí sin contemplaciones. Una versión de los hechos, otra teoría, que parecía encajar tan perfectamente con los hechos ocurridos, que parecía hasta surrealista que hubiese sido todo un montaje. Y resulta que dicho montaje era su documental en sí, una obra maestra de la manipulación mental e informativa. ¿Pero cómo podríamos corroborar una información en el mismo momento en que se nos está ofreciendo? Tanto para quienes se lo han creído, como para los que no, es perfectamente legítimo, y no hay por qué criticar al contrario.

En mi más sincera opinión, hay muchas formas de “manipular” las mentes de los demás, e igualmente, hay muchas formas de dar lecciones. Aunque no fuese esa su intención, en cierta medida, me da la sensación de que no ha podido evitar reírse de nosotros y hasta casi llamarnos tontos a la cara. Jugar con el sufrimiento de la posibilidad de una nueva dictadura, tras más de 40 años de represión fascista, es como mínimo, una forma de trabajar “muy desafortunada”, como se dice actualmente. Y ya ha habido y habrá, aunque quizás acertadamente, quienes me digan que peco de “falta de humor”. Pues bien, a ell@s, quien crea que el fascismo y un golpe de estado es para tomárselo a risa, no puedo más que decirles que están equivocados.

¿Cuántas personas de las que presumen de “humor” habrían sido encarceladas durante el franquismo?¿Cuántas personas son las que, mientras el fascismo abusa de su compañer@ o de ell@s mis@s, adoptarían una actitud pasiva frente a su represor? Por favor, señor Évole, las bromas sobre el sufrimiento ajeno, lo recuerde usted o no ya que en aquel momento tenía 6 años, déjelas para aquellas personas con “humor” que sean capaces de reírse de algo tan grave. Usted, sin libertad de expresión, seguramente podría haber sido “tolerado” por el nacional-catolicismo fascista. No se ría de alguien como yo, cuando bajo el fascismo, seguramente habría sido reprimido, torturado y quien sabe si asesinado. Y todo por el hecho de no seguir el modelo ultraconservador católico. Curiosamente, esas personas que se caracterizan por lanzar mensajes hipócritas de “amor a la familia” frente a “lo malo” o “lo desconocido”.

Dudo que estas letras le lleguen algún día, pero siento decirle que me ha decepcionado sobremanera. Lo que más me gustaría, a nivel personal, es que volviese a las investigaciones que le llevaron a la fama, que resultan tan valiosas, de donde se puede obtener una conclusión productiva. Parece que ha habido bastantes menos personas decepcionadas e indignadas (entre las que me incluyo), que personas que han visto el lado positivo de la manipulación del día. Pero… ¿No es éste un país libre donde pueda expresar yo, que este experimento me parece erróneamente desarrollado? Tanto bombo, tanto bombo, para demostrar que ya no nos podemos creer nada, desprestigiando a mi parecer, la propia carrera del periodismo, donde la objetividad mínima, parece una meta inalcanzable.

Cada vez son menos las personas de las que nos podemos fiar… ¿Es usted una persona confiable o no? Volviendo a mostrar mi opinión, éstas maniobras suyas tan “inteligentes”, solo promueven la desconfianza, la desinformación y la confusión, que nos alejan una vez más de la verdad. Y ya para acabar, solo recordarle que ofrecer la posibilidad de disculparse (en “Al rojo vivo”, programa de la sexta), no es un acto de disculpa como tal. Busque la polémica si así lo desea, pero no puedo evitar considerar su “falso documental” una falta de respeto directa, tanto hacia mi, como hacia mis seres queridos, que tienen el derecho a estar más indignados que yo, pues ellos lo han vivido ‘en sus propias carnes’.

Marc G. Olabarría

Anuncios

6 pensamientos en “Reflexión sobre una broma de mal gusto. Carta abierta al señor Évole

  1. A mi lo que me sorprende es que aún nos quede capacidad de asombro. En cuanto empecé a verlo dije “bueno, este es como el que hizo la sexta diciendo que había ganado la república”.

    Posiblemente el problema está en que hay gente que cree que x o y medio por ser de “izquierdas” o “derechas” no les miente y que los periodistas que sacan “del otro bando” no van a entrar en el juego, pero al final todo esto es una mascarada y la gente no se cosca.

  2. Esta tarde me he encontrado con un articulo bastante documentado de Beatriz Talegon sobre este asunto y con la que esta vez estoy de acuerdo y que defiende la tesis de que este experimento es una forma de enterrar el 23F. Reproduzco los últimos parrafos por su interés para el debate.

    “El peligroso juego de diluir el esperpento con la realidad practicado por Évole ha tenido como consecuencia arrastrar las pocas luces que se estaban encendiendo sobre años de oscuridad, fomentando una mayor incredulidad (si cabe) justo en el momento en el que mucha información comenzaba a salir. ¿A quién ha beneficiado este experimento de dudosa ética?
    Por lo tanto, si bien el supuesto documental mezclaba burdas ficciones que rozaban el límite de lo verosímil, no es menos cierto que los hechos que autores como Garcés prueban no están menos lejos de causarnos estupefacción. El peligroso juego de diluir el esperpento con la realidad practicado por Évole ha tenido como consecuencia arrastrar las pocas luces que se estaban encendiendo sobre años de oscuridad, fomentando una mayor incredulidad (si cabe) justo en el momento en el que mucha información comenzaba a salir. ¿A quién ha beneficiado este experimento de dudosa ética?

    Dice el ideólogo que se basó en el documental sobre la Operación Luna. Es cierto que desde ayer muchos se quedaron mirando al dedo y no prestaron atención a la enorme luna representada en los hechos que en el documental de investigación emitido posteriormente se pusieron de manifiesto (la audiencia descendió en más de tres millones) y hoy nadie hablaba del gobierno de concentración nacional ni de cómo ingresó España en la OTAN -ejes centrales, a mi juicio, tanto del falso documental, como de prácticamente todas las tesis desarrolladas sobre el 23F-.

    Ni tan si quiera caló el interesante debate al respecto del artículo 135 de la Constitución Española, que vuelve a suponer, una vez más, una injerencia de potencias extranjeras en la soberanía de nuestro estado. Lo más sensato sería fijarnos en esa luna y exigirle a nuestros dirigentes que se unieran, en una buena coalición -al menos de izquierdas- para exigir la derogación de dicho precepto. Y no esto no es broma”

    http://www.elplural.com/2014/02/25/puede-una-verdad-explicar-una-mentira/

  3. Pues yo no sé por qué la gente está tan agobiada por el dichoso programa. Sólo es un formato de televisión, y lo que Evole ha demostrado es que cualquiera te puede manipular. Vamos, que ha engañado y luego te dice, ‘te la colé’. y claro, te sientes mal. Eso es hacer un trabajo de periodismo sociológico. Y si te gusta bien, y si no te gusta, pues mala suerte, pero eso no le hace perder credibilidad, al revés, la gana, porque es sincero. Como Evole dice, a saber cuántas veces te han mentido y ni te has enterado. Por cierto, hoy se debate el Estado de la nación en el parlamento. ¿Crees que te están mintiendo como Evole ahí? ¿molesta igual?. Ya hace tiempo, a los astrónomos aficionados como yo, nos la colaron en otro documental falso – lo de Evole no es nuevo, es viejo ya en televisión – y decían que era falso que el hombre había llegado a la Luna. Uno de los que los decía era el mismísimo Kissinger. Y yo, locutor de un programa científico de radio ¡me lo creí! luego cuando al final vi que era mentira, me cabreé, eché mil maldiciones y a la semana, en frío, me di cuenta de la enseñanza del vídeo: que tengo que constrastar información antes de creerme una opinión, e incluso, que siempre tendrá la duda sobre algo o alguien. Buen trabajo el de Evole , sí señor.

  4. No es que este en desacuerdo contigo, casi nunca lo estoy, pero yo pongo mas el énfasis en la intencionalidad política de este documental, basado por cierto en algunos libros que se han publicado sobre la implicación del Rey en el AUTOGOLPE (Que en esto no es nada original).

    Yo no me sentí engañado, incluso conecte con la Sexta, pasadas las 22.15 (Prácticamente en la parte final del “Docu”, después de ciertas polémica ya por grupos de whatsapp). Pero me sorprende con que ligereza se nos acusa los que criticamos al “intocable” Jordi Évole de falta de sentido del humor (En mi caso seguramente tengan razón, pero por otras razones).

    Sinceramente a mi no me molesto especialmente el experimento en sí, sino la intencionalidad convencido como estoy que puede tener bastantes elementos más de realidad que de ficción. Creo que este formato trae como consecuencia negativa restar credibilidad a versiones alternativas del 23F. Y lo que me parece desorbitado es el “lío” que se ha montado y que ha aprovechado muy bien LASEXTA; que no olvidemos está en manos del grupo Planeta propietaria también del Antena3 o la Razón.

    Y si podría tener alguna duda basta con analizar el debate posterior pro-régimen, con absoluta falta de autocrítica de la transición del auto-golpe del 23F y de la figura del Rey que nos lo vuelven a presentar como salvapatrias de esta “democracia” #Postfranquista. O escuchar a Marhuenda encantado con este “documental”, o todo el establishment que no solo no está molesto con “Operacion Palace” sino que está encantado y la Monarquía corrupta más aún.

  5. Se te olvida una cosa muy importante: El objetivo por el que hizo Évole el montaje. Ya desde hace mucho tiempo, lo que dice Évole parece que va a misa, que la única verdad es la que él cuenta. Aunque no estés de acuerdo con él, no deja de ser una información sesgada. El objetivo de Évole no era gastar una broma. Era concienciar a la población de algo muy importante, y que si surtiese efecto en toda la población, se acabaría con el bipartidismo y muchos de los cánceres que vive esta sociedad: Creerse a pies juntillas lo que dice la prensa. Ay no, amigo. El periódico ABC y el Público cuentan información veraz. Pero cada uno lo cuenta desde su punto de vista, dando a veces posturas contrarias ante un mismo hecho.

    Estoy de acuerdo que valerse del 23F para darnos una lección a los tele-espectadores fue un error. Pero su objetivo no era gastar una broma, reírse de nosotros. Su objetivo era enseñarnos que ni siquiera a él, que se ha convertido en el defensor del pueblo, puedes creerle al 100%.

    Y otra cosa: Una cosa es tomarse a coña la dictadura y otra muy diferente es RELATIVIZAR y no montar un psicodrama. Porque perdóname, pero que montes este guirigay por las redes sociales porque Évole ha intentado darnos una lección a todos y enseñarnos una lección que muchos deberían aplicarse , entre ellos tú (que los extremos no son buenos, y que hay que contrastar información) me parece excesivo.

    Vuelvo a repetir que escoger un tema tan espinoso como el 23F para darnos una lección a todos no fue una buena elección, pero honestamente, me parece que su objetivo era claro y muy acertado. Y en ningún caso era reírse de nadie, ni de nosotros ni de la dictadura.

Comentar este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s