Una sociedad limitada: la supuesta necesidad de la monogamia

bmowi4liiaa0qfp (1)Tras 92 artículos escritos (siendo este el nº93) ya hemos reflexionado sobre diferentes limitaciones de la sociedad, principalmente en cuanto a los derechos LGTB+. Esta sociedad se rige principalmente por normas, estereotipos y prejuicios. De este modo, y aunque vaya cambiando poco a poco, hasta ahora “lo bien visto” era ser blanco, ser heterosexual, ser de clase media (o alta), incluso de religión cristiana-católica… En mi opinión, entre otros temas de interés que permanecen al margen, también debemos añadir que nos educan para que necesitemos y/o deseemos la monogamia. ¿Es “perjudicial” el poliamor? ¿Es correcta en todos sus aspectos la monogamia?

Yo, como tod@s, soy un ser humano que comete errores. Al igual que much@s otr@s, me educaron para creer en la monogamia como única relación posible y positiva. Nunca me había planteado que pudiesen existir relaciones más allá de la monogamia hasta que llegué a Arcópoli. 578650_1015755996_nConsidero que actualmente hay mucha carencia de un discurso diferente a la monogamia (y que coexista perfectamente) ya que se educa en la discriminación a quienes no cumplen la norma. Uno de los grandes problemas es la asociación de la “no monogamia” con el vicio. Al igual que existen personas que se sienten cómodas en una relación monógama, existen personas que quieren a más de una persona afectivo-sexualmente, y debemos recordar que el llamado “vicio”, si lo hubiese, es producto de cada persona y no de la relación que se experimenta.

578650_1015755996_nReconozco que, actualmente, soy el primero que disfruta de una relación monógama desde hace algo menos de tres años. También considero que el llamado “poliamor” (puesto que poligamia implica socialmente matrimonio) no llegaría a adaptarse a mi persona. Pero ello es únicamente porque es lo que siento, pienso y considero que necesito para mi. Puede que antes de debatir y  reflexionarlo sí debido a los prejuicios sociales, pero actualmente, nunca discriminaría ni recalcaría la falta de normatividad a alguien que por voluntad propia acepta una relación diferente a la monógama, ya sea el poliamor u otras (como la relación abierta). Poco a poco construimos el discurso anti-normativo, tanto desde la heterosexualidad como desde la no heterosexualidad, tanto desde la cisexualidad como desde la no cisexualidad, porque ante todo, la vida es diversa y no debemos ser nosotros quienes pongamos límites a la libertad de los demás.

Si reflexionamos detenidamente, puede que hasta hace relativamente poco, la normatividad social imperante fuese ley, pero actualmente ¿Acaso no hay otras relaciones diferentes a la monógama en la heterosexualidad? ¿Acaso no hay monogamia en la homosexualidad? ¿Entonces por qué únicamente se asocia (p.e.) poliamor con promiscuidad, y éstas, a las personas LGTB+? Como a mi me gusta decir, en este mundo hay de todo para bien y para mal, y al igual que hay personas heterosexuales y LGTB+ que disfrutan de relaciones con más de una persona, hay personas heterosexuales y LGTB+ monógamas. Y no debemos olvidar que ser nosotr@s mism@s no nos hace menos respetables, porque nuestro es el derecho al respeto. Curiosamente, algunas personas que se regocijan en su normatividad son las que intentan delimitar nuestra realidad.578650_1015755996_n

Yo escojo voluntariamente la monogamia porque es el tipo de relación que más se adapta a mi. Si defiendo los derechos humanos, la libertad de ser, y por encima de todo, la libertad de expresión, ¿Por qué iba a criticar a quienes, libremente, razonadamente y en pleno uso de sus facultades, escogen una relación de más de una persona? ¿Por qué iba a mirar mal, a despreciar o incluso a no tolerar abiertamente a quienes escogen una relación abierta y/o sin compromiso?

Creo que aunque existan los prejuicios y los estereotipos, ya va siendo hora de que abandonemos el miedo a las relaciones no monógamas. También creo que cada uno debe escoger libremente lo que más se adapte a su persona. Hablemos correctamente en un mundo donde nuestra libertad de ser y el respeto que nos merecemos debería primar ante todo. Y si somos conscientes de nuestros propios prejuicios y estereotipos… ¿Qué mínimo que investigar un poco para intentar forjar una verdad propia y en la medida de lo posible, imparcial?

Vive tu vida como la sientas TÚ, no como los demás te digan que tienes que sentirlo

Anuncios

2 pensamientos en “Una sociedad limitada: la supuesta necesidad de la monogamia

  1. Pingback: Novios de conveniencia: juzgando qué parejas son falsas y cuáles no – La realidad escondida

  2. Marcos, resulta interesante en este tipo de temas investigar a nivel histórico o incluso arqueológico de dónde proceden estos esterotipos, normas y prejuicios que se nos han impuesto. La monogamia deriva directamente de la necesidad del “macho” de garantizar que los hijos habidos en el matrimonio eran suyos, por cuestiones territoriales y de herencia, algo ligado al desarrollo de la agricultura y la ganadería, allá por el Neolítico. Por tanto, es una cuestión básicamente machista (patriarcal). En aquel momento histórico también se aupó a la categoría de sagrada la virginidad de la mujer, por los mismos motivos. Hoy en día, cuando un simple análisis de sangre determina de quién es hijo cada cual, la necesidad de la monogamia y de la virginidad de la esposa, incluso del matrimonio, es papel mojado. Para gustos, eso sí, los colores, como bien expones.

Comentar este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s