Destino, Lisboa. Una ciudad que enamora

El Lunes 07 de JuLio, me embarqué a mi primer viaje solos con mi novio, sin saber bien lo que me esperaba. Estaba emocionado y llegué casi dos horas antes a la estación “por si acaso”. La verdad es que poco dormí esa noche, contando también con el frío invernal del climatizador del tren nocturno que nos llevaba a la ciudad. A pesar de la falta de comodidad, llegamos a Lisboa (una hora tarde, por cierto) a las 8.30 h del Martes. Realmente no nos sentíamos fatigados ni agotados como para no disfrutar de ese día allí, por lo que decidimos ir directamente al albergue para continuar nuestro día.

P1040147Tras dejar las maletas en la habitación, visitamos la catedral de Sé, que a pesar de ser austera, no dejaba de ser bonita y un lugar donde resguardarse del intenso calor del día. Tras visitarla, continuamos por el castillo, tan bonito por fuera como por dentro. El castillo no consta de obras artísticas, de ornamentos ni decoraciones, pero las murallas, las almenaras y las vistas hacen al ‘Castelo de São Jorge’ un lugar único para contemplar la ciudad misma. Desde sus puertos hasta sus calles céntricas, Lisboa cuenta con un aire especial que no es ni pueblo ni ciudad, como si fuese una villa de tradición perpetuada en el tiempo.

P1040171

Al día siguiente, visitamos por la mañana, el “Padrão dos Descobrimentos” (padrón de los descubrimientos), la torre de Belém y el monasterio de los Jerónimos. Aunque subimos a la parte superior de los dos primeros, en mi opinión vale más la pena subir a la torre de Belém que al padrón. Ésta, la torre, se encuentra en un lugar estratégico de apertura al océano Atlántico, por lo que las vistas son increíblemente maravillosas. Aunque tuvimos que esperar para entrar bajo el abrasador sol, mereció la pena, principalmente en sus pisos superiores. Por la tarde, visitamos el famoso “Parque das Naçoes” (campo de las naciones), que a diferencia de mis expectativas, era más sobrio y no demasiado turístico más que por el teleférico y el centro comercial próximo al metro. A pesar de ello, disfrutar de un helado en el teleférico disfrutando de las vistas, también resultó muy gratificante.P1040267 P1040280

Si algo es muy típico de Lisboa, y se ve en muchos lugares ya sea en calles, plazas, edificios… son los azulejos, generalmente de motivos azulados en las paredes y blanco y negro en el pavimento. Por ello, por la mañana visitamos el museo del azulejo, que si bien parecía un edificio sin demasiada importancia, resultó ser verdaderamente interesante, colorido y de gran belleza, un museo que recomiendo sin lugar a dudas. Tras el museo del azulejo, fuimos al “Panteão Nacional” (panteón nacional) y a “São Vicente de Fora”. La segunda resultó ser mucho más bella por dentro que por fuera, pero con el panteón, no había comparación. Éste fue sin duda uno de los edificios que más me impresionaron, por sus maravilloso mármol en la base, y porque por suerte para nosotros, l@s turistas parecían desconocer que podía ascenderse a los pisos superiores. Es por ello que pudimos disfrutar de las vistas de todo el edificio por dentro desde la segunda cúpula más alta, con cierto vértigo, todo debe decirse. Así mismo, también pudimos disfrutarlo por fuera, y lo mejor de todo, ambas absolutamente solos, gozando de las vistas, aunque de nuevo, con el tórrido sol pocas horas tras el medio día. Por las tarde nos dejamos perder en el barrio Chiado para empaparnos de su ambiente comercial, lleno de gente y de la vida misma de la ciudad.P1040355

LLegado el viernes, ¡¡por fin!! tocaba ir a la playa. Después de llegar, fuimos a comprar una toalla con la bandera de Portugal, y nos refrescamos en las congeladísimas aguas del Atlántico. ¡¡Menudo frío!! Ya nos esperábamos que su agua glacial contra-restaría el asfixiante calor, pero hasta tal punto que nos doliesen los pies… Únicamente nos metimos al agua para refrescarnos y seguir tomando un poco el sol. Después de comer, nos fuimos a medio día, y por la tarde continuamos perdiéndonos por la Baixa y el barrio Chiado, y comenzando a descubrir el Barrio Alto. ¿Había activismo LGTB+ allí? ¡Parecía ser que sí! Pero cuando fuimos a la sede de ILGA-Portugal, había sido trasladada a la calle del Comercio, a pocos metros de la plaza con el mismo nombre. Continuamos recorriendo y disfrutando de la sencilla vida de las gentes lisboetas, aunque acumulando cansancio día a día, sin pausa. En cuanto al activismo LGTB+ allí, o se encontraba muy escondido, o como la sensación que tuvimos nosotros, había desaparecido, lo cual resulta una pena, a pesar de que como pareja LGTB+ no tuvimos NI UN solo problema por LGTB+fobia.

El Sábado y el Domingo fueron dos días para descansar. El ansia de “¿Nos dará tiempo a ver todo?” hizo que pudiésemos ver todo, tranquilamente, pero en los primeros cuatro días, por lo que nos quedaban dos para descansar. Aprovechamos para buscar souvenirs, variedades típicas lisboetas que ayudaran a que los recuerdos de esta maravillosa experiencia no se perdiesen en el tiempo. En mi caso, un pequeño azulejo, un disco de Mariza, una de las mejores cantantes actuales de Fado, y una botella de ‘licor de Ginja’ fueron mi elección para culminar seis días de agotador pero maravilloso tiempo bien empleado.

————————————————————————————————————————

Desde mi punto de vista, Lisboa es realmente preciosa, pero sería imposible relatar todo lo que vimos, sentimos, imaginamos y pensamos mi novio y yo. Los terriblemente agotadores días de caminar sin descanso subiendo y bajando cuestas, las tardes disfrutando sin rendirnos, las noches escuchando el Fado cantado por una anciana mujer con una maravillosa voz de un restaurante cercano. Quizás otras ciudades como París o Madrid son más agitadas porque hay más que ver, pero Lisboa es maravillosa por su paz, por su forma de sentir, por sus amaneceres y sus rosados atardeceres. Lisboa es una ciudad de la que aprender, pues no deja de ser ciudad ¡y capital! y aun así hay tranquilidad, hay amor, hay belleza.

En cualquier caso, no todo es perfecto en Lisboa. Tengo principalmente dos quejas, que por cierto, venían ya indicadas en la guía turística. “Los conductores de Lisboa tienen fama de temerarios” y “Los policías lisboetas tienen fama de ineficaces”. Lisboa es una ciudad donde la mitad de los semáforos en los pasos de cebra no funcionan, y los que sí funcionan no sirven de mucho. Literalmente, Lisboa es una ciudad donde “si no empiezas a caminar” para cruzar los coches no se paran ni te respetan como peatón. Por otra parte, los policías en Lisboa son tremendamente ineficaces. Desde mi punto de vista, o están sobornados o es inexplicable su inacción día a día. No es tanto por el hecho de que haya robos/atracos, sino por el hecho de que muchas personas te ofrecen/venden droga (a nosotros sólo nos ofrecieron marihuana y cocaína) por la calle sin escrúpulos, a plena luz del día, principalmente por toda la Baixa y específicamente por la Rua Augusta por el día y el ‘Bairro Alto’ por la noche. Ésto fue algo que realmente me sorprendió puesto que para mi, tales actitudes de forma tan abierta eran impensables.

A pesar de ‘las pequeñas cosas’ buenas y malas del día a día, yo me pregunto… ¿Hasta qué punto disfrutas mucho más de algo por con quién lo haces más que por lo que haces realmente? ¿Hasta qué punto una experiencia tan profunda puede ser relatada con palabras y… ¿Con qué palabras? Este ha sido un viaje realmente apasionante, ha sido el primero solo con mi novio, pero me niego a que sea el último. Y aunque al llegar a Madrid tuvimos de nuevo que decir adiós, ha sido uno más sabio, con la promesa de que volveremos a estar juntos de verdad, más y mejor.

Gracias por este maravilloso viaje tan significativo para mi
Gracias por todo lo que has hecho y haces cada día

Anuncios

Un pensamiento en “Destino, Lisboa. Una ciudad que enamora

  1. Por lo que dijiste parece un destino fascinante, ya anhelo yo un destino tan pacífico, sin el ruido ni la agitación de otros lugares turísticos. Subir y bajar cuestas todo el día, caminar un montón, esa es mi idea de vacaciones en el extranjero xD

Comentar este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s