Etiquetas e identidades ¿La clasificación de lo que somos?

bmowi4liiaa0qfp (1)En el activismo LGTB+ se mantiene un debate que, a mi parecer, nunca morirá, puesto que siempre hay nuevos puntos de vista a considerar, nuevos argumentos, nuevas realidades… Este debate se centra en si debemos conservar las etiquetas o si debemos eliminarlas. Mientras que en el activismo LGTB+ (al menos en la teoría) se defienden las etiquetas de lo que es cada persona, en la teoría (y la práctica) queer se busca la erradicación de las etiquetas porque “tod@s somos personas en igualdad” y “nada nos diferencia más que la legislación del país en el que nos encontramos”, de ahí que la teoría queer sea tan abanderada de la igualdad y tan transfeminista (que no significa que el activismo LGTB+ no lo sea). Somos seres evolucionados con capacidad de raciocinio, con capacidad de ser educados, de crecer a todos los niveles… Desde mi punto de vista, no creo que sea adecuado permanecer “fiel a un único bando” sin considerar el contrario, porque ambas teorías y prácticas, nos pueden dar mucho que reflexionar y pueden ayudarnos a evolucionar en nuestro activismo.

En uno de los últimos debates sobre etiquetas en el que participé, activismo LGTB+ vs. teoría/práctica queer, se argumentó que “la teoría queer va contra todas las etiquetas excepto la suya propia porque asimila el insulto para usarlo como reivindicación y como transgresión socio-política”. P10300aa42No estoy de acuerdo en lo primero porque opino que, si la realidad queer lucha contra las etiquetas, lucha contra la globalidad de éstas sin excepciones. A pesar de ello, soy firme defensor de las etiquetas, siendo consciente que en muchas ocasiones nos dividen, nos clasifican, nos encasillan. ¿Por qué pienso que las etiquetas son tan necesarias? Nuestra vida son continuas experiencias y evolución, y en la construcción de nuestra identidad, mientras aún es frágil y amorfa (sin el sentido peyorativo de malformación, pues tod@s hemos tenido una primera identidad algo amorfa e inestable), necesitamos sentirnos parte de una comunidad. Como siempre digo, nuestra sociedad es heterosexista y patriarcal, y al darnos cuenta de ésto, las personas LGTB+ nos sentimos terriblemente desprotegidas. ¿Por qué se da esta situación? Porque aún vivimos en una sociedad del odio y la discriminación. Lo que necesitamos es empoderarnos, palabra tan utilizada últimamente, y aprender que tenemos todo un universo de posibilidades abierto a nosotr@s. Y si desconfías de lo que escribo, piensa que actualmente, un reducido número de personas heterosexuales serán l@s que no se sientan ofendid@s si les confundes con una persona LGTB+. ¡¡Como si ser LGTB+ fuese un insulto!! En el primerísimo contacto con la realidad LGTB+, creo que cada persona debe acercarse a quienes comparten su etiqueta: “los gays con los gays”, “las lesbianas con las lesbianas”, “l@s trans con l@s trans”… porque es donde nos sentiremos más representados y más unidos, donde podremos crear los primeros lazos y comenzar a andar por el camino de nuestra evolución y nuestro empoderamiento. Únicamente de ese modo, comenzaremos a crear nuestro discurso individual y colectivo, lo que nos permitirá posterior y progresivamente contemplar y asimilar otros discursos que no nos son propios y que también deben ser escuchados y tienen que tener su trascendencia.

Sí bien es cierto que hay muchas personas LGTB+ reprimidas, cada vez hay más activistas orgullos@s de su diversidad sexual y/o su diversidad de género que prefieren luchar por sus derechos y su realidad antes que aceptar su propia represión y entonar el ‘mea culpa’. Yo, por ejemplo, sí que viví mucho tiempo reprimido por ser lo que era, e incluso me atrevo a asegurar que mi identidad sigue evolucionando a día de hoy pero… ¿Cómo luchar contra tu represión si desde el mismo colectivo LGTB+ se te reprime por ser lo que eres? Pocos me podréis negar que habréis visto (entre otr@s, y se dan los casos) gays tránsfobos, lesbianas bífobas, transexuales homófob@s, bisexuales que niegan la pansexualidad, transgéneros ridiculizados por sus propi@s compañeros LGB+ o incluso por sus compañer@s transex en busca de su identidad de género binaria… Si hoy soy activista es porque no aceptaré la discriminación LGTB+foba desde la sociedad hacia mi colectivo, ¡¡pero menos la aceptaré dentro de mi colectivo!!BdY5UYUCEAAUumJ

Hay ciertas personas a las que ya les he comentado mi evolución y lo que voy sintiendo a medida que me involucro en la realidad LGTB+: Fidel, Paris, Violeta, Carletes, Dani, Alex, Keto, Álvaro… Y, cómo no, han aceptado sin atisbo de duda en sus ojos, mi ‘nueva’ realidad. Yo mismo, y gracias a la lectura sobre teoría queer de Judith Butler y Beatriz Preciado, he comenzado a replantearme todo mi mundo, mi identidad sexual, mi identidad de género, mi ideología, mis reivindicaciones, mi forma de existir y de relacionarme… Pero, ¿debemos las minorías proteger nuestra propia forma de separación? Sí y No. Por una parte sí, es una forma de clasificarnos, de saber quienes somos, de encontrar nuestra comunidad, pero también debemos darnos cuenta que las etiquetas NO nos suponen una limitación. Cuando trabajamos por la diversidad afectivo-sexual y de género, TOD@S somos Les, somos Gays, somos Transexuales y/o Transgéneros, somos Bisex, somos Pans, somos Asex, somos Intersex…1 Y si no lo somos, deberíamos serlo, porque la discriminación nos la hacen por ser quienes somos y trabajando unidos por la diversidad podremos vencer al odio, al miedo, a la ignorancia, a los prejuicios, a los estereotipos… ¿A qué viene ésto? Yo, desde que estoy en el activismo (más de 1 año en Arcópoli y 3 años en RRSS) y desde que leo sobre realidad queer (7 meses aprox.), cada vez me siento más intergénero que hombre, no siento en verdad ni que la categoría de mujer ni la de hombre se adapten a lo que yo soy. ¿Quién es nadie para negar mi verdad? ¿Quién es nadie dentro o fuera del colectivo LGTB+ para reírse o ridiculizarme por mi identidad de género? Y en cierta forma sí, este artículo es una forma de salir del armario por identidad de género. ¿Quién me vendrá a decir que “necesito” (cuando la necesidad es de l@s demás) ajustarme a una identidad de género binaria?

Bd4kXsXIgAAQzHPTanto el activismo LGTB+ como el mundo queer me han aportado mucho en la construcción de lo que soy, nunca sería capaz de optar por uno y dejar atrás el otro. Deberíamos recordar y reincido, aunque lo olvidemos, en que precisamente por el mundo discriminador en el que vivimos, las etiquetas son muy necesarias. Pero estas etiquetas únicamente nos sirven para luchar por nuestros derechos, nuestras libertades, nuestras diversidades y nuestra independencia de la realidad heterosexual. Si seguimos la teoría queer, aunque defienda nuestra disidencia sexual y/o de género, no creo que pudiésemos hablar de homosexualidad, ni de bisexualidad, ni de transexualidad ni transgeneridad, ni de ninguna etiqueta razonable porque no habría etiquetas. ¿Y cómo se supone que íbamos a defender algo que no podemos nombrar? ¿Y acaso hemos olvidado que: “lo que no se nombra no existe”? Precisamente por eso soy pro-etiquetas. A pesar de ello, también me gustaría explicar mi propia concepción de la identidad intergénero, como mínimo, en mi propia persona. Hay quienes confunden ser “transgénero” o “intergénero” con la “androginia”, también hay quienes creen que hay que llevar elementos definitorios ya sean corporales o extracorporales de los dos géneros binarios [hombre / mujer]. Para mí, mi identidad intergénero, puesto que no me siento ni hombre ni mujer es un rasgo de mi personalidad, ni mi cuerpo ni mi ropa van a cambiar el ‘cómo me siento’, al igual que para mí que los papeles del estado digan que soy un macho (por mi sexo) y un hombre (según mi id. de género) no van a hacer que cambie mi concepción de quién soy yo, cómo me identifico y cómo me relaciono con los demás. ¿Debería tener en cuenta el estado toda esta realidad independiente? Quizás sí. Quizás no. Mi identidad es mía y no depende de nadie más, y puesto que soy feliz así, nadie es quien para decirme lo contrario. Y aunque me atacasen con homofobia o con transfobia, lástima es lo que siento por quienes se dan a sí mism@s el permiso para discriminarme por lo que soy, porque, y esto que quede bien claro, yo no voy a dejar de ser feliz conmigo mism@. Si sufro ataques (no tienen por qué ser físicos) tanto homófobos como tránsfobos, lo único que me indicará es que hace falta más trabajo para paliar la discriminación y el odio de la sociedad. Una sociedad que odia y que discrimina es una sociedad EVIDENTEMENTE ENFERMA.tin

Pero, después de la reflexión etiquetas sí, etiquetas no… ¿Quiénes somos? ¿Quién soy yo? ¿Cómo me relaciono y cómo se supone que he de relacionarme? ¿Qué se espera de mi por ser quien soy? ¿Qué es lo que pasará conmigo por reivindicar quien soy, cómo me siento, mi realidad y, también, mis derechos? Pase lo que pase, yo soy yo, yo soy activista, yo soy alguien empoderad@, yo soy alguien que lucha por sus compañer@s discriminad@s, yo soy roj@, yo soy alguien que escribe y reflexiona, yo soy de los que aprecian la belleza y el valor intrínseco de l@s demás. Yo, soy simplemente Marc Gómez, y por supuesto, no podría ser más feliz siendo lo que soy y siéndolo con quienes me quieren tal cual.P103004as2

Anuncios

9 pensamientos en “Etiquetas e identidades ¿La clasificación de lo que somos?

  1. Mu buen artículo. Y he de decir que yo también pienso que no sólo soy transgénero en parte, el otro día debatía con @meclashir si yo mismo era cissexual, porque a veces “lo macho” me provoca repulsión. Y nos hemos acercado a que soy un poco cis y un poco demiboy. Y lo que quería decir de lo transgénero y queer, yo voy más allá pienso que lo transgénero es universal, es lo que trasciende en toda la especie humana y que no existe el género, así que creo que todas las personas sin distinción seríamos más felices si fuéramos transgéneros. Como dice Beatriz Preciado: “no creo en la violencia de género, creo que el género mismo es la violencia, que las normas de masculinidad y feminidad, tal y como las conocemos, producen violencia.”

    Un mari beso! 😛

  2. Pingback: El tiempo: El aliado más poderoso del universo | La realidad escondida

  3. Pingback: Etiquetas e identidades ¿La clasificaci&...

  4. La @ para definir la distinción de sexo, no puede ser mejor X?? Porque la @ es como o/a, género binario masculino/femenino, y las personas agenero, trans, inter, tambien se pueden sentir identificadas si lo leen. Lo digo porque es más correcto viniendo de un tema de contexto no císgenero y heteronormativo, no?

    • Yo no veo el @ como un O/a, yo veo el @ como unidad sin partes que la conformen, por eso yo no veo el problema en escribir @ pero sí es cierto que la X también se utiliza, y en algunos casos, quizás sí sería más correcto 🙂

  5. Ay, las etiquetas, ese tema fantástico. No voy a entrar en teorías queer u otros temas que aún desconozco bastante. Dentro de la comunidad LGTB+ sí que considero buena o necesaria una etiqueta. Poder decir “soy gay” o “soy lesbiana” o bisexual, trans, pan, lo que sea. Es liberador, es bueno, y a través de etiquetarnos así llegaremos a un punto en el que sea tan normal como decir “me gusta el chocolate con leche”. Mi propio padre lleva más de un año siendo incapaz de usar el término o etiqueta “gay”, y es algo que duele. Se refiere a ello como “lo tuyo”, que suena un poquito a enfermedad o algo, pero bueno, yo le estoy dando tiempo a que se habitúe.

    Al margen del mundo LGTB+, la etiquetas me ponen de los nervios. La manía de etiquetar todo, de que todo tiene que tener un nombre, especialmente en el fenómeno fandom. Ahora todos los grupos de música, series, cualquier cosa, tiene su grupo de fans con nombre. Y observo que esa manera de pensar y catalogar suele ser excluyente. “Somos beliebers” o “somos Abrahamers”. Y la gente se mete un poco en esas cosas en plan sectita, y no. Pero eso ya es una percepción muy personal mía.

    Respecto al campo LGTB+ sí, etiquetemonos como lo “raros” que podemos ser y no tengamos miedo nunca a decirlo en voz alta ni a que se vea nuestra etiqueta.

  6. Me gustaría hacer algunos comentarios al artículo desde mi experiencia como sociólogo, como investigador de temas LGTB+ y, claro, como persona:

    1. La Teoría Queer en realidad no es “una” teoría, sino diversas teorías sobre la construcción social de las identidades sexuales y de género. La forma que tiene Beatriz Preciado de entender la autoidentificación con una categorización de la orientación sexual, por ejemplo, es incluso criticada por otras y otros autores queer. Por otro lado, aparte de los autores académicos, siempre es enriquecedor conocer experiencias y visiones de las propias personas con concepciones fluidas del género. Por si no lo conoces (o por si algún lector o lectora del blog no lo conoce), la página de Skepchick tiene alojado un portal dedicado a lo queer, llamado Queereka, donde se pueden encontrar ciertos de artículos y enlaces a otros blogs, etc.

    2. Comentas que tu identidad es tuya y no depende de nadie más. Bueno, esto es bastante discutible. Tu identidad es tuya, desde luego, pero no podemos decir que la identidad se construye y evoluciona en paralelo a nuestra experiencia vital y negar que depende de alguien más. Por ejemplo, los argumentos que te han convencido de que existe una binarización de carácter biologicista respecto de la identidad sexual a la que tú no te ajustas han dependido de otros. Lo que somos es estrictamente nuestra experiencia vital en su conjunto, y, por tanto, lo que somos (nuestra identidad) está vinculado a la forma en que nosotros, como individuos, interiorizamos lo vivido. Por esta misma razón, nuestra identidad es fluida.

    3. Sin embargo, que nuestra identidad sea fluida contrasta con la aceptación general de etiquetas que nos inmovilizan. Más allá de debates políticos, las etiquetas son fundamentales porque para la inmensa mayoría de la gente naturalizan o, cuanto menos, petrifican su condición. Poder decir “soy esto” (que implica un estatus) le permite a cada persona guiarse en su experiencia sociocultural: “soy hombre, luego hago lo que hacen los hombres”; “soy mujer, luego hago lo que los hombres han pensado que debo hacer”. Por supuesto, esto, aparte de una generalización, es una construcción ideal, puesto que la realidad es mucho más compleja, y los autoidentificados como hombres y las autoidentificadas como mujeres rompen (en mayor o menor medida, y en más o menos ocasiones, y en más o menos contextos) los roles asociados a su identidad de género.

    4. En realidad, y para ir acabando ya, que se me ha ido de las manos, el problema está un poco más en el fondo. La identidad es aquello que nos define, pero los asuntos que “pesan” en lo que nos define todavía no los hemos desreificado. Para cualquier persona en nuestra sociedad la identidad de género es un asunto constitutivo de su identidad (también el color de piel, etc.), en mucha mayor medida que, por ejemplo, su profesión. Aunque uno pueda decir que es tan mujer como socióloga, en realidad la identidad sexual tiene un peso mucho mayor en la idea que tenemos de lo que somos que la identidad profesional. Y, desde luego, no es por casualidad.

    Un saludo y enhorabuena por el artículo.
    @pcp1990

    • He de decirte lo primero que sigo pensando como pensaba pero porque para cambiar lo que pensamos hay que reflexionar mucho durante un tiempo indeterminado y ver todo con perspectiva. Reconozco que considero muy interesante lo que escribes sobre la teoría queer y sobre la construcción de nuestra identidad. Aunque creo que tienes razón en el punto dos y tres, ya que nuestra identidad y nuestras experiencias sí están vinculados a las experiencias CON los demás, pero en cierta forma, la identidad de género no deja de ser “cómo nos sentimos” y “cómo nos identificamos”. Muchas gracias por el comentario 🙂

  7. Me alegra haber contactado contigo ,haces una labor increíble y estar al tanto de muchas cosas que realmente muchos desconocen….

Comentar este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s