El acoso disfrazado de ‘broma’: las crueles novatadas

bmowi4lfp (1)Casi todos los años, a principio de curso, podemos escuchar repetidamente las noticias sobre las novatadas que se producen casi regularmente en los colegios mayores. En algunas ocasiones nos llegan de la mano de nuestrxs propixs compañerxs, hermanxs, amigxs, conocidxs… En otras ocasiones más graves, nos llegan por el telediario debido a infracciones, peligrosas irresponsabilidades o abusos excesivos que de alguna forma llegan a ser denunciados. Cuando pensamos en novatadas, ¿qué imagen se nos viene a la cabeza?

Lo primero que he de decir es que yo nunca he sufrido novatadas. Precisamente por eso he pedido colaboración a quienes SÍ las hayan sufrido y las plasmaré al final del artículo. Las novatadas tienen (o por lo menos tuvieron en sus inicios) un fin socializador que resulta muy importante, sobre todo cuando tienes que trasladarte a una ciudad nueva (o incluso un país nuevo), un ámbito no familiar, desconocido… Pero, ¿se está haciendo un buen uso de la novatada? ¿Se está transformando o modificando la finalidad o las novatadas mismas? ¿De dónde viene la tradición de realizar novatadas?

Aunque las novatadas no parecen tener un origen específico, si se recoge que los diversos ritos de iniciación comenzaron en el servicio militar, entre otros. Por ejemplo, cuando este servicio era obligatorio en España, durante la primera semana a los nuevos se les hacía beber un combinado de alcoholes como whisky y ron todas las mañanas (dejando de lado los daños biológicos que puede causar…). También son conocidos los ritos de iniciación en los clubes deportivos de élite, aunque estos suelen estar más controlados y más restringidos, no únicamente por la ‘madurez’ de pertenecer a un equipo y un compromiso con el deporte, sino por la propia imagen del equipo.

bmowi4lfp (1)Pero en los colegios mayores donde ‘control’ es una palabra poco conocida, ¿a qué nos podemos enfrentar si aceptamos someternos a las novatadas? ¿a qué nos podemos enfrentar si permanecemos insumisxs contra quienes nos exigen ser testigos directos o indirectos de humillaciones y/o acosos varios? Si en verdad las novatadas (y no niego que existan) fuesen ‘pruebas’ para socializar, para divertirse entre todxs y para pasar un buen rato, no estaría yo escribiendo este artículo. Recuerdo un día en Madrid que nos encontramos a un grupo de personas y tres de ellas vestidas de pollo cacareando por el barrio, una aparente novatada que no tenía nada de peligroso ni de riesgo. Sí es cierto que puedes pasar vergüenza, pero acaba siendo una anécdota divertida de la que puedas reírte. Pero, ¿por qué permanecer calladxs ante novatadas que no son precisamente bromas o mofas sino humillaciones, crueldad, coacción y violencia (simbólica)? Creo que es indignante que no se trate más el tema y se lo minusvalore de forma tan poco trascendental. ¿Acaso no fomenta eso mismo los complejos, la auto-represión y la discriminación más incívica?

En el mundo de las novatadas existe la dicotomía, es decir, dos únicos caminos posibles: o te sometes o no te sometes. Si te sometes, te pueden exigir un rito de iniciación que (a mi parecer) pocas veces será ‘no degradante’ o ‘aceptable’. El problema es el no sometimiento a las exigencias y las humillaciones de lxs cuatro descerebradxs de turno que quieran reírse de ti, que no contigo. Si es como digo antes, unas novatadas divertidas, en igualdad y socializadoras no hay mayor problema ya que cada unx es responsable de lo que hace y de lo que acepta o deja de aceptar, pero yo JAMÁS me sometería a degradantes prácticas de riesgo que poco o nada tienen de civilizado.

A mi parecer, uno de los verdaderos problemas es el rechazo producido desde la comunidad hacia tu persona por la insumisión y la no aceptación de la humillación que se te exige. También es realmente preocupante que no se vigile el grado y/o nivel de abuso al que te someten con el supuesto fin socializador, rito iniciador o las pruebas para poder ser de una élite comunitaria. La marginación, la violencia psicológica simbólica y el maltrato (no físico) es ‘el castigo’ a quienes se atreven a desafiar a quienes ya pertenecen a la comunidad, a quienes no siguen ‘lo establecido’. ¿Acaso 10.000 años de evolución no han servido de nada porque nos seguimos comportando como inhumanos? Y repito, que habrá novatadas que persigan su verdadero fin, pero ¿qué ocurre con las abusivas y las acosadoras? A continuación narro las novatadas contadas de forma anónima.

Novatadas y/o acosos confesados:

  1. Defecar varias veces frente a todxs lxs veteranxs, a pesar de no sentir la necesidad, totalmente desnudx.
  2. Atar un ladrillo a los testículos de la víctima y tirarlo por la ventana. No pasó nada porque la cuerda era más larga que la altura del piso en la que se encontraban.
  3. Engañar a la víctima de la ‘novatada’ diciendo que iba a ir a un cumpleaños y tirarle huevos, harina y diferentes productos al grito constante de ‘maricón de mierda’.
  4. Coacción para evitar que te resistas a que te peguen chicles en el pelo.
  5. Impedir que entres al baño de los chicos y tengas que ir al de las chicas por ser homosexual.
  6. Alcoholización y tumbarte en la carretera para que un coche te pase por encima (sin atropellarte, lógicamente)

Si ésto no fuese suficiente, también debo y deseo la repugnante denunciar la pasividad de lxs directorxs de los colegios mayores, la despreocupación del profesorado, la indiferencia hacia quienes sufren este tipo de acosos. Hay muchas personas que deberían avergonzarse de sí mismas, sobre todo cuando se tiene el poder para cambiar la situación de otras personas que son infelices y están siendo acosadas.

YO ME DECLARO INSUMISX ANTE LA VULNERACIÓN DE MIS DERECHOS
A mi nadie me impone o me deja de imponer nada. Yo decido.

Anuncios

2 pensamientos en “El acoso disfrazado de ‘broma’: las crueles novatadas

  1. FLIPO. Yo cuando entré en la residencia universitaria nunca sufrí tales cosas. No hubo novatadas, vaya. Y cuando fui veterano de la resi, al año siguiente, tampoco las hicimos nosotros.
    Lo único que hubo fue presentación de novatos en plan “me llamo X, estudio Y, soy de Z ciudad y me gusta A” para que se fuesen soltando.

  2. Nunca jamás una novatada ha tenido un valor socializador. Jamás. Son chantajes de rencor (“a mí me las hicieron y por lo tanto las hago también”) mediante el cual tienes que pasar por el aro para ser como los demás, para hacer lo que hagan los demas. Y además utilizando la crueldad cono motor.

    Ninguna novatada es justificable. ¡NINGUNA!

    ¿Por qué se va a tener derecho a gastar bromas a quien no quiere ni las gasta? ¿Por qué es justificable que te hagan putadas sólo por “encajar”? Sobre todo si la alternativa es, precisamente, ser ignorado por el colegio mayor por no “haberte sometido” al veterano… Es perverso razonar que el espíritu de la humillacion sirva para integrar socialmente

Comentar este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s