¡Atención atención! La heterosexualidad se cura

Lo primero que os voy a pedir ante todo, es que leáis este artículo hasta el final.
bmowi4lfpPero si, al parecer sí. La heterosexualidad puede ser curada y/o modificada. Recientemente han salido diferentes noticias en base a un estudio, comentando la importancia de entender que existimos permanentemente en relación a construcciones sociales, y de este modo, forjamos nuestra identidad. Nuestra identidad puede ser forjada por factores de amplia diversidad. Generalmente, cuando hablamos de identidad nos referimos a nuestro sexo, nuestro cuerpo, nuestra orientación sexual, nuestra identidad de género, nuestros roles de género, nuestras relaciones sexuales, nuestra forma de relacionarnos afectivo-socialmente… Pero realmente, nuestra identidad abarca todo nuestro ser, desde todo lo mencionado hasta cuál es nuestra comida preferida, si nos gusta una u otra música o incluso a nivel más profundo relacionado con nuestra ideología.

En este sentido, ha habido a lo largo del siglo XIX y XX, diversos estudios, investigaciones y búsquedas para aclarar la gran pregunta: ¿Acaso puede cambiarse nuestra identidad? ¿Una persona transexual puede dejar de serlo? ¿Una persona homosexual puede dejar de serlo? Curiosamente, siempre se ha planteado en base al acercamiento a ‘la norma’ o ‘lo construido socialmente’. Ya hemos descubierto y demostrado reiteradamente, que las personas no normativas no pueden abandonar su no normatividad porque les es intrínseca. ¿Pero acaso se ha demostrado que las personas sí normativas no puedan ser transportadas a los límites de la no normatividad? ¿Acaso su normatividad les es intrínseca, o realmente es que la represión del constructo social les hace ser heterosexuales cisexuales cisgénero? ¿Acaso la sociedad les está imponiendo a las personas (supuestamente) “heterocisexuales” identidades que realmente no les pertenecen, pero que estas personas no se han detenido a reflexionar si se sienten representadas?

tinComo íbamos diciendo, toda la sociedad es un constructo social. La civilización en sí misma es un constructo social de normas y limitaciones que marcan la línea de lo que es civilizado y lo que no, de cómo una persona debe comportarse en relación a las demás para ser tratada en la categoría ‘ser humano civilizado’. Y como tal, nunca se ha investigado hasta ahora que la heterocisexualidad sea intrínseca a las personas que dicen serlo. Hasta ahora. Ha surgido un estudio del que hablábamos antes, que, creando una revolución sobre lo estructurado hasta ahora, hace temblar las bases de nuestro sistema. ¡La heterosexualidad se cura! (O por lo menos, es susceptible de modificación) ¿Cómo? os preguntaréis. Sencillo: mediante violaciones correctivas, estimulación psicológica discordante mediante material audiovisual y desnormativización educativa durante un periodo medio aproximado de 3 a 6 meses.

También se ha demostrado, que aunque las personas que dicen haber nacido heterocisexuales después del proceso de tratamiento de readaptación y curación de sus identidades normativas se vuelvan mucho más introvertidas y trastornadamente conflictivas, realmente compensa la superación de sus limitaciones normativas porque llegan a comprender que no es un humano quien le aplica dicho proceso sino que hay una necesidad previa de liberación por parte de la sociedad como elemento represor en la cuestión identitaria. También es cierto que cita el gran riesgo de auto-lesiones y suicidio posterior al tratamiento de readaptación, pero hay que entender que ellos y ellas se liberan pudiendo llegar a entender que los géneros [hombre] y [mujer] están previamente construidos en base a un sexo de nacimiento, que la normalidad no existe y que nadie más que ellas y ellos determinan el carácter de sus relaciones sociales y afectivo-sexuales con los cuerpos con capacidad de comunicación con los que entran en contacto.


Todo lo previamente expuesto, evidentemente, no es cierto. Pero os invito a cambiar heterocisexual por [lesbiana, gay, transexual, bisexual, transgénero, intergénero, genderqueer, bigénero, intersexual, pansexual, asexual, demisexual…], a cambiar ‘no normatividad’ por ‘normatividad’ y viceversa, y tres cuartas partes de la población de nuestro planeta lo entenderá como aceptable, lícito o comprensible. Quizás no con tanta presencia en Europa o América, pero miles de menores siguen siendo susceptibles de ser torturados, violados y mutilados bajo el argumento de erradicar cualquier visibilización o presencia de diversidad de sus identidades. Si tan chocante nos resulta con la heterocisexualidad, ¿por qué no con el resto de las identidades?

Basta ya de violencia. Basta ya de LGTB+fobia.
Basta ya de discriminación… ¿no?

Anuncios

Comentar este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s