Catolicismo y diversidad afectivo-sexual y de género (LGTB+)

bmowi4lfpDifícil tema para escribir sin duda. Difícil y polémico. A pesar de todo, creo sinceramente que éste es un buen momento para abordar el tema, después de ciertos debates privados bastante intensos. En nuestras ‘queridas’ dicotomías socio-culturales, suele hablarse de la religión como la opuesta a la ciencia, que no es diferente al eterno debate entre conservadurismo (asociado a religión) contra progresismo (asociado a ciencia). Ello, es un claro error. ¿Acaso la ciencia no puede ser conservadora intentando “curar” la homosexualidad? ¿Acaso la religión no puede ser progresista? Es importante como seres humanos que somos (en igualdad, como a mi me gusta decir), dejar el dogmatismo de lado y abrir nuestras mentes más allá de la dicotomía, de lo construido socialmente y del enfrentamiento por el enfrentamiento sin la contemplación de la diversidad. Al igual que hay diversidad en la ciencia, hay diversidad en la religión. Las piedras de nuestro camino vuelven a ser los constructos sociales. ¿Por qué no nos detenemos a deconstruir los esquemas pre-construidos? Matizo que, aunque he mencionado la religión, voy a centrarme en el cristianismo católico que me es más conocido y cercano. Reflexionemos. 

Específicamente en el ámbito de la diversidad de sexo, afectivo-sexual y de género, existe mucha controversia. ¿Es la fe un campo que trabajar desde los movimientos de liberación? ¿El trabajo debe centrarse en la fe o en el constructo de la religión? ¿Puede la fe existir desligada de la institucionalidad? Desde mi punto de vista, la fe no entra en ningún momento en contradicción con la identidad sexual, la orientación o la identidad de género. Negar la espiritualidad como condición del ser humano (o de ciertos humanos) que necesita ser resuelta, es negar su derecho a explorar y desarrollar éste área que no encontrará solución mediante silencio. Existen preguntas trascendentales irresolubles que necesitan respuesta: ¿existe alguna forma de existencia más allá de la muerte? ¿Hay algún tipo de Dios o ente superior que regula un orden o un cosmos y que evita ‘el caos’? ¿Las buenas acciones repercuten en el reino que promete la fe?

Tin2Pero más allá de estas preguntas, que como digo son irresolubles, hay preguntas a las que sí podemos dar respuesta. ¿A quién afecta la fe? ¿Quién se ve perjudicado o beneficiado por el hecho de que alguien tenga fe? Absolutamente nadie. Las creencias cristiano-católicas, bien aplicadas, te propone unas pautas existenciales, una forma de razonar, dan cabida a las esperanzas y protegen de los miedos individuales. Una cosa muy diferente (que debemos tener en cuenta) es la institucionalización de la fe, convertida en religión (¿de masas?), que está directamente vinculada a los mecanismos del neoliberalismo y del poder. Igualmente, está directamente relacionada con la ‘moralidad’ que contiene unos principios éticos, pero también presenta juicios de valor, validación y jerarquía vinculados al constructo de la religión. Una ética de igualdad y de respeto, de promocionar el completo desarrollo de nuestras personas y personalidades, de analizar lo que es ‘el bien’, ‘la justicia’, ‘la libertad’ y/o ‘la felicidad’ es imprescindible, pero una moralidad según la interpretación de lo que es más válido o no por lo que la institución eclesial dice que es pecado, es como mínimo cuestionable. ¿Son pecado las identidades no normativas: gay, lesbiana, bisexual, pansexual, asexual, intersexual, transexual, transgénero, intergénero, genderqueer, bigénero…? ¿A quién o quiénes afecta negativa o positivamente dichas identidades? ¿Está amenazada la ‘familia tradicional’ con la formación de familias no tradicionales?

El libre desarrollo de nuestras personas es un derecho fundamental, y negar dicho derecho a las personas no heterosexuales y/o no cisexuales y/o no cisgénero, es una vulneración flagrante de dicho derecho. El libre desarrollo de las identidades diversas no afecta más que positivamente a las personas que se identifican con la diversidad. Y en verdad, la familia tradicional no está amenazada puesto que no va a dejar de existir, pero deberían protegerse legalmente y tratarse de forma igualitaria al resto de familias: homoparentales y monoparentales. Tin2A pesar de lo dicho, desde la cúpula de la institucionalización religiosa (ej. Rouco Varela), se mantiene la intolerancia y la discriminación social: racismo, LGTB+fobia, xenofobia, misoginia, machismo, patriarcado, fobia a la diversidad funcional y al resto de los cultos… ¿Ésto representa a toda persona que se considera cristiana católica? Evidentemente NO. Son más las bases progresistas que la cúpula rancia de ancianos fascistas que paulatinamente pierden su poder para contagiar mentes, aunque quien reflexione desde la más absoluta ignorancia no sea capaz de darse cuenta.

¿Estoy defendiendo la institucionalización de la fe? Todo lo contrario, la institucionalización y la creación de una normatividad conservadora es precisamente lo que la daña. Lo que defiendo es la libre determinación de la fe, sin que las personas queden subyugadas por los prejuicios y los estereotipos vertidos por quienes no la comparten. ¿Es esto tan sencillo como parece? Tampoco. Existen quienes, incluso diciendo defender y/o respetar la libertad de fe/religiosa, exclaman: “¡Hay que quemar la conferencia episcopal por machista y patriarcal!”. Precisamente estos cánticos que proclaman violencia, que representan agresión verbal, son las que deslegitiman cualquier tipo de mensaje crítico que podamos construir. Pero, ¿éstos cánticos no van contra la institución de la fe en vez de la fe misma? En efecto, pero cualquier tipo de mensaje violento y agresivo perderá toda razón que pudiese haber tenido antes de proclamarlo, pudiendo ser manipulado por la institución misma para reivindicar que su fe es la atacada en vez del constructo institucionalizado.

Podemos comenzar un análisis desde otra perspectiva. ¿Cuál es el mensaje principal de Jesucristo? (recogido en Bible Gateway)

En respuesta a la pregunta que le hacen sobre cuál es el primero de los mandamientos, Jesús responde: «El primero es: “Escucha Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”. El segundo es: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No existe otro mandamiento mayor que éstos» (Mc 12, 29-31).

¿Es éste un mensaje de odio? ¿De discriminación? ¿De muerte? ¿De confrontación?
¿O es un mensaje de amor, de igualdad, de vida y de paz? Jesucristo nos dio un mensaje de amor, válido para todos los seres humanos. Incluso excluyendo todo contexto religioso, desde una perspectiva filosófica e ideológica, podría interpretarse que su mensaje sigue con bastante claridad los principios del ecologismo. Sin embargo, únicamente quienes interpretan manipuladamente dicho mensaje, osan decir que se refería a las personas normativas heterocisexuales. Según el mensaje original no tergiversado, Dios nos ama tal y como somos, lo que también abarca nuestra diversidad en su totalidad.

“Si alguno dice: «Yo amo a Dios», y al mismo tiempo odia a su hermano, es un mentiroso. Pues si uno no ama a su hermano, a quien ve, tampoco puede amar a Dios, a quien no ve.” (1ª Carta de Juan 4,20)

Si Dios nos creó en igualdad y debemos amar al prójimo, es igual odiar a tu hermano que odiar a cualquier persona por ser quien es. Y quien se dice cristiano pero guarda odio en su mente y su corazón contra, por ejemplo, personas LGTB+, no está siendo sincero cuando habla de amar a Dios.

Dice dios: “El ayuno que a mí me agrada es que liberen a los presos encadenados injustamente, es que liberen a los esclavos, es que dejen en libertad a los maltratados y que acaben con toda injusticia; es que compartan el pan con los que tienen hambre, es que den refugio a los pobres, vistan a los que no tienen ropa, y ayuden a los demás.” (Isaías 58,6-7)

Por último me gustaría mencionar la fuerza de la fe en ciertas personas, para no olvidar a férreos luchadores como Desmond Tutu. Siendo antiguo arzobispo anglicano de la Ciudad de El Cabo y ganador del Premio Nobel de la Paz, condena recurrentemente la LGTB+fobia como un crimen contra la humanidad de injusticia equiparable al Apartheid, mientras aún vive en el África más LGTB+foba.

Tin2Páginas específicas sobre igualdad LGTB+ y religión:
https://www.dignityusa.org/
http://www.otrasovejas.org/
http://www.redescristianas.net/quienes-somos/

Anuncios

4 pensamientos en “Catolicismo y diversidad afectivo-sexual y de género (LGTB+)

  1. Pingback: ¿Quién es nadie para juzgarme? LGTB+fobias e inclusiones en la iglesia católica – La realidad escondida

  2. Para más remate, aún se ve a los predicadores (principalmente) que dicen que debemos amar a todos por igual, cuando “ellos” modifican a quienes amar. Inclusive el aún ver que hablan sobre un Dios vengador, cuando ni Jesús aprueba la venganza, eso sí hace que creamos menos.

    Muy excelente tu artículo; le doy más que diez; un once… o doce.

  3. De que vale un dios que impide y castiga el amor?…
    “¿Existe realmente algo más patético que un “Dios” que NECESITA ser adorado?
    ¿Podemos verdaderamente considerar “Divino” a tal ser?”…
    ¿Son creibles quienes nos lo venden?…

    • ¿Y no crees que eso es lo que dicen las altas instituciones que es Dios? ¿Es que el concepto de Dios o la misma fe, no pueden ser cosas distintas no representadas por lo dicho por las altas esferas institucionales? Eso es lo que yo me pregunto: ¿Por qué la invisibilización y la forma tan descarada de no atender lo que las bases progresistas cristiano católicas dicen?

Comentar este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s