Persiguiendo un fin: el fin de las LGTB+fobias

marcgolabQuienes nos declaramos activistas LGTB+ perseguimos muchas metas, pero uno de nuestros objetivos principales es el fin de la LGTB+fobia. O de las LGTB+fobias se podría decir, ya que la discriminación, el odio, los prejuicios y los estereotipos se pueden presentar de múltiples formas; podríamos intentar nombrarlas y no acabaríamos con todas las que existen. Uno de los libros que me he leído recientemente es ‘El fin de la homofobia. Derecho a ser libres para amar‘, de Marcos Paradinas. Este libro ha tenido, entre otras cosas, su pequeña fama debido a que su prólogo, como la presentación del mismo en el Ateneo Republicano de Madrid, fue realizado por Manuela Carmena, acompañada por Baltasar Garzón.

Comenzando a adentrarnos en sus profundidades, este libro tiene cosas muy positivas que analizaremos a continuación, y otras no tan positivas que trataremos de discernirlas y también explicar el por qué. Si bien muchos libros tratan de desarrollar las identidades no normativas, éste libro se centra en la legislación internacional. Los llamados ‘Principios de Yogyakarta‘ definen los Derechos Humanos en relación a la orientación sexual e identidad de género, ya pertenezcan a la norma o no. Es muy importante desarrollar este tipo de legislación para, entre muchas otras cosas, evitar un limbo legal en cuestiones imprescindibles. Estas pueden ser (entre otras muchas):

1. Derecho a la igualdad y a la no discriminación
2. Derecho a la vida, a la privacidad, a no ser detenido sin motivo…
3. Derecho a la protección contra cualquier forma de explotación
4. Derecho a la protección en contra de la persecución por orientación sexual (OS) o identidad de género (IG)
5. Derecho a resolver sin prejuicios las peticiones de asilo por persecución debido a OS o IG
6. Derecho a la garantía del libre acceso a la reproducción asistida…

Gay couple in tie-dyed shirts at AIDS walk

Si dichos Principios de Yogyakarta no son muy conocidos entre los propios activistas LGTB+, no me resultaría extraño que la población (a nivel mundial) ‘no LGTB+’ los ignorase totalmente. Ya sean más o menos conocidos, la exposición del autor sobre la igualdad legal y social LGTB+ (según estos principios) clasificándolo por continentes y países es magnífica, demostrando un gran trabajo que ha sido recogido en este libro, con datos de plena actualidad. Su forma de desglosar los principios, desarrollarlos y reflexionarlos es digna de mención, puesto que supone un trabajo inmenso, siendo la investigación relatada de una forma sencilla y fácilmente comprensible y asumible (debido a la gran cantidad de datos aportados).

Sin embargo, tras la lectura de este libro, surgen críticas constructivas que deben exponerse. Si bien el título principal del libro es ‘El fin de la homofobia’, éste también trata y denuncia explícitamente la TRANSfobia social y legal de numerosos países, teniendo esta discriminación características únicas que no se pueden comparar a la homofobia como tal. Por otra parte, se podría denominar a la bifobia, como discriminación específica, ‘la gran ausente’, por lo que sería más preciso titular al libro ‘El fin de la LGTfobia’. Del mismo modo, ninguna mención se hace a las identidades afectivo-sexuales no binarias o a las identidades de género no binarias (pansexualidad, identidad transgénero, genderqueer, agénero, intergénero…). Entiendo que actualmente estamos aparentemente en un ‘boom’ de identidades, teorías, prácticas… pero ello no justifica la ausencia de una mínima mención a las identidades disidentes dentro de la propia categoría [LGTB].

Habiendo finalizado el libro como tal, tras éste se encuentran cuatro entrevistas: Jose Luis Rodriguez Zapatero, Carla Antonelli, Esteban Ibarra y Ángeles Álvarez. No quiero que parezca que expreso que las entrevistas desmerecen el libro, porque no es así. Las cuatro entrevistas fortalecen lo que se viene desarrollando en él, sin embargo existe un enormísimo sesgo hacia un PSOE que en muchas ocasiones expone su activismo político pro-LGTB+ debido a su flaqueza en otros frentes. Eso, sin contar que el PSOE apoyó abiertamente junto al PP el convenio ruso de adopciones internacionales, que exponía a nuestro país a discriminar a todas las familias homoparentales y monoparentales. Del mismo modo, en una de las entrevistas se hace un desarrollo explícitamente peyorativo y condenatorio hacia un proceso como es la Gestación Subrogada o situaciones laborales tan polémicas como es la prostitución (siempre y cuando no sea un caso de trata de personas; hablamos de personas que de forma libre y voluntaria deciden ejercer la prostitución).

Sin duda hay que luchar contra la discriminación. Pero no contra una sola discriminación, sino contra todas las discriminaciones existentes en todas las sociedades del mundo: orientación sexual, identidad de género, por sexo, por raza/etnia, por la forma de nuestro cuerpo, por diversidad funcional, por diversidad de fe, generacional, ideológica… Las discriminaciones no deberían tener cabida en ninguna sociedad, y es por ello, que no deberíamos recortar en letras cuando luchamos contra las desigualdades.30

Anuncios

Un pensamiento en “Persiguiendo un fin: el fin de las LGTB+fobias

  1. Pingback: “QUIÉRETE MUCHO, MARICÓN”: una lectura imprescindible hacia el empoderamiento – La realidad escondida

Comentar este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s