Novios de conveniencia: juzgando qué parejas son falsas y cuáles no

cartel-ppalEfectivamente. Este es uno de los temas de los que hace tiempo que quería escribir. Temas hay muchos para hablar, debatir, comentar, pero… ¿y lo que nos gusta marujear? Podemos decir que existe una amplia diversidad en la experiencia del cariño y/o el amor de las relaciones, ya sean más o menos próximas. En mi artículo Una sociedad limitada: la supuesta necesidad de la monogamia, recordábamos cómo actualmente y favorecido por prejuicios y estereotipos, la sociedad ha inculcado la monogamia frente al poliamor. No es lo mismo expresar cariño que expresar amor; no es lo mismo expresar algo a una que a dos o a tres personas; si se expresa cariño o amor a varias personas, no tiene por qué ser con la misma intensidad de forma invariable, etc. Y ahí entramos en los terrenos de la plurisexualidad (sexualidad hacia más de una persona al mismo tiempo). También es interesante como se está debatiendo que el sufijo -gamia haga referencia a matrimonio y/o emparejamiento a efectos sociales, y sin embargo hay quienes ya no hablan de monogamia sino de monoamor (menos conocido que poliamor) para definir el sentimiento.

Del mismo modo, y al igual que la sociedad te induce a emparejarte con una única persona, te venden lo bueno que es estar con alguien, mejor que estar solo. Porque todes sabemos lo muy feliz que se es cuando estás con alguien, incluso aunque sea una relación heteropatriarcal y machista, incluso aunque te agreda, frente a estar sola ¿verdad? Hay personas que ya han decidido voluntariamente su soltería, más allá de una asexualidad o arromanticismo: si llega(n) ‘esa’ o ‘esas’ personas, pues se establecerán las relaciones que de igual a igual se decidan. de-quien-es-este-cuerpoY si no llegan o simplemente no se desean ese tipo de relaciones, pues no se tendrán, y el respeto es primordial. Pero lo imprescindible es que sea algo voluntario, democrático, de igual a igual. De hecho, cobra especial relevancia cuando traemos a la memoria la frase “Lo personal es político”, tan bien recogido en el artículo de Sara Mateos que sigue siendo de fundamental actualidad. Recordemos que como decía Raquel Lucas Platero, la sorpresa ante la norma revela la norma en si (como por ejemplo la forma en la que la sociedad nos induce a ser cisexuales y discriminar las identidades TRANS).

¿No habéis escuchado eso de ‘¡Ay por dios! ¡Qué sola estoy!”? Y sí, muchas veces es broma, te ríes y cambias de tema. El problema es que hay muchas, muchísimas personas que sí se sienten solas de verdad, tal y como decía en mi artículo La paradoja de la soledad individualista en un mundo sobrepoblado. ¿Tan raro nos parece que las personas, estén más o menos solas, se echen un novio como quienes se compran un abrigo o un bolso? Nuestro sistema nos produce unos sentimientos que antes del capitalismo, no estaban tan arraigados: 1. Queremos las cosas y las queremos YA: nuestra paciencia y la satisfacción del esfuerzo y del trabajo se desvanecen; y 2. Prima la apariencia sobre el contenido. Nuestra sociedad hace que prime que se nos vea con alguien ‘en pareja felices de la muerte’ aunque en el fondo nos sintamos igual de solos. ¿Cómo no va a ser la ansiedad una de las patologías principales del S.XXI?

En cualquier caso, y por mucho que nos guste marujear, no creo que ninguna persona sea la indicada para valorar quién, por qué, cuándo y cómo está en pareja, si está porque se siente sola, si está porque le sale del pie o porque realmente existe un sentimiento vinculante. massonrisasSi realmente nos detenemos a pensar y en el fondo, pudiésemos sospechar que está en una pareja de conveniencia, por pura apariencia, en vez de marujear, preguntaremos, ofreceremos nuestro apoyo, nuestra amistad, nuestro cariño, nuestro amor. ¡OJO! No digo que le pongas los cuernos a tu mejor amigo/a, evidentemente. Sin embargo, debemos recordar esas maravillosas enseñanzas de la ecología política: trabajar por vidas que merezcan la pena ser vividas, así como promocionar relaciones saludables y primar el respeto por los tiempos inter-relacionales e intrapersonales. Pero sobre todo, sobre todo, hay que quererse mucho sin rozar el ego patológico, hay que querer mucho a los demás y hay que esforzarse más por crear comunidad. Grupo frente a individualismo, Comunidad frente al abandono, Alegría frente a soledad…

¿No sería mucho mejor el mundo así?
Si nos esforzamos todas un poco, podremos conseguirlo.

Anuncios

2 pensamientos en “Novios de conveniencia: juzgando qué parejas son falsas y cuáles no

  1. Así es por desgracia aún existen personas que prefieren aferrarse a un clavo ardiendo a asumir la vida en solitario, que no en soledad, bendita la persona que sabe disfrutar de sí mismo sin necesidad de sentir que es un lastre. En el amor también hay que saber estar sólx, como hay que saber dejar sólx a tu pareja, cuando lo necesita y mientras no aprendamos esto mal vamos

  2. Me gusta. El problema es que el amor es cambiante, tanto como la vida y las circunstancias y nos han enseñado que tiene que tener reglas. Las reglas no sirven en estos temas. Serían tan variadas y extensas como diversas. La gente confunde Amor con Afectividad. Y de eso necesitamos todos,pero se puede recibir de muchas personas, sobre todo de amigas (las amigas curan). en fin cada cual deberá elegir la situación y postura más placentera y ser leal y sincera con las personas que quieres.

Comentar este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s