Entrevista a Ulrike Lunacek, presidenta del intergrupo LGTB del Parlamento Europeo

bmowi4lfpSi bien el ecologismo y la diversidad afectivo-sexual y de género son relativamente recientes en la historia de las ideologías y de los derechos humanos respectiva-mente, su relación es aún hoy prácticamente inexistente. El ecolo-gismo es una de las ideologías más abiertamente defensoras de las identidades no normativas tanto por sexo (intersexualidad) como por orientación sexual (homo-sexualidad, bisexualidad, pan-sexualidad, asexualidad…) o identidad de género (identidad transexual, transgénero, intergénero, genderqueer…), pero su relación aún permanece poco desarrollada. Es por ello que desde el Área de Diversidad Sexual y de Género de EcoPolítica, hemos conseguido entrevistar a Ulrike Lunacek, presidenta del Intergrupo LGTB del Parlamento Europeo y vicepresidenta de dicho Parlamento.

Con esta entrevista, celebramos en EcoPolítica el mes del Orgullo LGTB+, siendo conscientes de que la lucha por los derechos de la diversidad afectivo-sexual y de género debe realizarse los 365 días del año. Sigue leyendo

Anuncios

¡Atención atención! La heterosexualidad se cura

Lo primero que os voy a pedir ante todo, es que leáis este artículo hasta el final.
bmowi4lfpPero si, al parecer sí. La heterosexualidad puede ser curada y/o modificada. Recientemente han salido diferentes noticias en base a un estudio, comentando la importancia de entender que existimos permanentemente en relación a construcciones sociales, y de este modo, forjamos nuestra identidad. Nuestra identidad puede ser forjada por factores de amplia diversidad. Generalmente, cuando hablamos de identidad nos referimos a nuestro sexo, nuestro cuerpo, nuestra orientación sexual, nuestra identidad de género, nuestros roles de género, nuestras relaciones sexuales, nuestra forma de relacionarnos afectivo-socialmente… Pero realmente, nuestra identidad abarca todo nuestro ser, desde todo lo mencionado hasta cuál es nuestra comida preferida, si nos gusta una u otra música o incluso a nivel más profundo relacionado con nuestra ideología. Sigue leyendo

“Bio-Hombre” y “Bio-Mujer”. Neo-lenguaje binarista y tránsfobo

bmowi4lfpGracias al activismo LGTB+, como a la teoría y al activismo Queer, hemos ido construyendo progresivamente un lenguaje que se puede considerar “intrínseco” a la diversidad afectivo-sexual y de género. Este lenguaje pretende no ser discriminador (algo que a veces no lo conseguimos), ser igualitario, ser en parte comunitario y en parte individualmente empoderador, ser respetuoso con las identidades no normativas, evitar la negación o el escepticismo de las identidades ajenas… La realidad de la disidencia sexual, afectiva y de género como comunidad no ha sido siempre la misma, como las realidades individuales de la comunidad L, la comunidad G, la comunidad B, la T, la comunidad intersexual… también han variado a través del tiempo, según incontables factores de influencia como podían ser la sociedad, la jerarquía de poder, la jerarquía económica, la influencia de la religión… Sigue leyendo

Una palabra curiosamente peligrosa: “Normal” y la inclusión normativizante

bmowi4lfpHablar adecuadamente, utilizar el lenguaje correctamente, es muy importante. Traté de explicarlo y demostrarlo en mi artículo “La necesidad de usar los términos adecuados” y traté de ofrecer correctas definiciones que aclarasen los términos más utilizados en el activismo LGTB+ en mi artículo “La necesidad de usar los términos adecuados 2: Glosario de terminología LGTB+“. En nuestro lenguaje queda muy reflejada la diversidad y por ello debemos hablar con propiedad. Además, quiero expresaros mi deseo de llamar a la concienciación a todo ser humano que lea estas líneas. Este artículo que escribo pretende reflexionar sobre esa palabra tan (¿mal?) usada, la palabra binarista “normal” y el movimiento “normalizador” (¿normativizante?) de las diferentes disidencias y/o diversidades.
Sigue leyendo

La fealdad y la anti-normatividad como objeto de empoderamiento: sin miedos ni vergüenzas

bmowi4lfpTodos los seres humanos somos o deberíamos ser respetados según nuestros derechos, al igual que deberíamos exigir y deberían exigirnos el cumplimiento de nuestros deberes. Entre los deberes, encontramos el de respetar a cualquier persona como tal según su identidad, vivir de acuerdo a la igualdad de todos los seres humanos, incluso tener conciencia social, entre otros. Si bien los derechos son inmensos cuantitativamente, uno de los derechos que más deberían cumplirse es el derecho al respeto y a la no discriminación. El respeto debería abarcar todos los aspectos del ser humano en su diversidad, siempre y cuando estén acordes o no entren en conflicto con los derechos humanos. Dentro del respeto a la diversidad intrínseca de cada persona individualmente, deberíamos preservar el respeto a que una persona pueda experimentar su existencia al margen de la constante sexualización, atracción y belleza según los roles impuestos por la sociedad. Sigue leyendo

Se acabaron los cuentos de hadas. Ni príncipes ni princesas

bmowi4lfpCuando pensamos en el llamado amor romántico… ¿Qué es lo que pensamos? O mejor dicho, ¿qué construcción socio-cultural impositiva hemos aceptado como ‘lo normal’, ‘lo natural’ o ‘lo cotidiano’? Antes de ‘queer’izarnos tanto, me gustaría que reflexionásemos que el activismo como tal (sin mayores etiquetas) siempre nos favorece y nos fomentará una insumisión y un inconformismo más que necesario en (casi) todos los ámbitos de nuestras existencias individuales y colectivas. Evidentemente, la construcción de lo que llamamos ‘amor romántico’ no iba a ser diferente. Sigue leyendo

Un activismo imperfecto: las invisibles luchas de poder

CHANGECuando hablamos de activismo… ¿Qué es lo que entendemos? Esa palabra posee, entre otras cosas, un amplio abanico de interpretaciones asociadas directas e indirectas. A mi entender, más allá de definiciones exactas, activismo es duro trabajo para alcanzar un fin, activismo es disconformidad, son ganas de cambiar una realidad o una parte de dicha realidad, activismo es formación e información, activismo es compromiso, activismo es específicamente movilizarse para realizar un cambio. Pero para ser más precisos, la definición de la RAE de activismo es: “dedicación intensa a una determinada línea de acción en la vida pública”. Si reflexionamos sobre lo dicho, no podríamos decir con certeza si “activismo” se podría definir como una palabra más próxima a la realidad ‘izquierdista’ o a la ‘derechista’ (aunque suene absurdo y parezca que estemos creando una nueva dicotomía). También deberíamos tener en cuenta que depende únicamente de cada persona de forma individual de realizar un “buen activismo” o un “mal activismo”. Ésto, entre otras cosas, no depende únicamente de la calidad del activismo sino de las razones por las que se realiza éste. Como escribo y reflexiono inevitablemente desde mi perspectiva, comentaré el caso específico del activismo LGTB+ que puede extrapolarse a otros activismos (como por ejemplo, el político). Sigue leyendo