‘El amor del revés’, un vivo recuerdo de la homofobia de finales de siglo XX

twitterQuien me conoce, sabe que me encanta leer. Me encanta que me regalen libros o comprármelos yo misme (sobre todo, si son cercanos a o tratan directamente el tema LGTB+), leer es un placer. Por mi cumpleaños, he tenido la suerte de que me regalaran el libro ‘El amor del revés’, del autor Luisgé Martín. Es un libro que se describe como una autobiografía sentimental de un muchacho que descubre su homosexualidad en 1977, a la edad de 15 años. Sin duda, es un libro bastante interesante; tiene una calidad lírica muy importante, pero también tiene perspectivas contra las que, desde mi punto de vista, deberíamos luchar, o como mínimo, evitar. Y una de las mejores formas de evitarlas es unirse al activismo a favor de la igualdad desde todes para todes, al margen de identidades o cualquier tipo de etiqueta. Sigue leyendo

Anuncios

‘El chico de las estrellas’ de @ChrisPueyo: superación y lecturas poéticas

bmowi4lfpHe de reconocer, no sin cierta vergüenza, que este libro ha sido la primera historia novelada sobre cultura y realidad LGTB+ que, llegando a mis manos, he leído. Si bien, es conocida mi predilección por la categoría del ensayo, no tanto queriendo demostrar sino viviendo la que creo que es mi pasión, el activismo y el desarrollo del discurso LGTB+Queer, me animé a leer el que posteriormente sería un gran descubrimiento. ¿Quién me iba a decir a mí, que aún tenía prejuicios escondidos detrás de la puerta del desván? Pues sí, efectivamente; reflexionando sobre las diferentes formas de escribir, me encontré presuponiendo que las historias noveladas LGTB+ se caracterizarían por ser cursis, pregoneras del amor romántico con el príncipe que trota en su blanco corcel e historias fantásticas en las que perderse sin una clara intención de obtener una conclusión final, una reflexión. Sigue leyendo

Se acabaron los cuentos de hadas. Ni príncipes ni princesas

bmowi4lfpCuando pensamos en el llamado amor romántico… ¿Qué es lo que pensamos? O mejor dicho, ¿qué construcción socio-cultural impositiva hemos aceptado como ‘lo normal’, ‘lo natural’ o ‘lo cotidiano’? Antes de ‘queer’izarnos tanto, me gustaría que reflexionásemos que el activismo como tal (sin mayores etiquetas) siempre nos favorece y nos fomentará una insumisión y un inconformismo más que necesario en (casi) todos los ámbitos de nuestras existencias individuales y colectivas. Evidentemente, la construcción de lo que llamamos ‘amor romántico’ no iba a ser diferente. Sigue leyendo