¡Atención atención! La heterosexualidad se cura

Lo primero que os voy a pedir ante todo, es que leáis este artículo hasta el final.
bmowi4lfpPero si, al parecer sí. La heterosexualidad puede ser curada y/o modificada. Recientemente han salido diferentes noticias en base a un estudio, comentando la importancia de entender que existimos permanentemente en relación a construcciones sociales, y de este modo, forjamos nuestra identidad. Nuestra identidad puede ser forjada por factores de amplia diversidad. Generalmente, cuando hablamos de identidad nos referimos a nuestro sexo, nuestro cuerpo, nuestra orientación sexual, nuestra identidad de género, nuestros roles de género, nuestras relaciones sexuales, nuestra forma de relacionarnos afectivo-socialmente… Pero realmente, nuestra identidad abarca todo nuestro ser, desde todo lo mencionado hasta cuál es nuestra comida preferida, si nos gusta una u otra música o incluso a nivel más profundo relacionado con nuestra ideología. Sigue leyendo

La paradoja de la soledad individualista en un mundo sobrepoblado

También publicado en Ecopolitica.org

bmowi4lfp‘Nosotros los verdes’, recordando el artículo traducido para EcoPolítica de Murray Bookchin, hemos trabajado y estudiado profundamente la sociedad y su construcción sociocultural, la ciudadanía y sus relaciones interpersonales en la construcción de su identidad individual y colectiva, hemos defendido nuestra ideología que reclama cambios sociales radicales (no confundir ‘radical’ con ‘extremismo’) que involucren el medioambientalismo pero que abarquen todo el espectro ecologista… Debo reconocer que gran parte de mi ideología se basa en los pilares ecologistas redactados y propuestos por los Global Greens de Canberra (2001), de los que ya he hablado en mis dos artículos anteriores sobre ecologismo y que confieso, me representan profundamente. Recordaremos teniendo presente éstos, que el reconocimiento de la igualdad plena entre ciudadanos del mundo y la reivindicación del respeto a la diversidad, de valor intrínseco propio, son imprescindibles. Esta última recoge la diversidad afectivo-sexual (homosexualidad, bisexualidad, pansexualidad, asexualidad…), la diversidad de género (ecofeminismos, nuevas masculinidades e identidades no binarias), la diversidad racial y/o étnica,  la diversidad de sexo (siendo inclusivos con la intersexualidad y el hermafroditismo), la diversidad de clases, incluso la diversidad de fe o espiritual. Sigue leyendo