Una palabra curiosamente peligrosa: “Normal” y la inclusión normativizante

bmowi4lfpHablar adecuadamente, utilizar el lenguaje correctamente, es muy importante. Traté de explicarlo y demostrarlo en mi artículo “La necesidad de usar los términos adecuados” y traté de ofrecer correctas definiciones que aclarasen los términos más utilizados en el activismo LGTB+ en mi artículo “La necesidad de usar los términos adecuados 2: Glosario de terminología LGTB+“. En nuestro lenguaje queda muy reflejada la diversidad y por ello debemos hablar con propiedad. Además, quiero expresaros mi deseo de llamar a la concienciación a todo ser humano que lea estas líneas. Este artículo que escribo pretende reflexionar sobre esa palabra tan (¿mal?) usada, la palabra binarista “normal” y el movimiento “normalizador” (¿normativizante?) de las diferentes disidencias y/o diversidades.
Sigue leyendo

Anuncios

El enemigo nº1 de la sociedad: ¡¡La persona que se quiere a sí misma!!

bmowi4liiaa0qfp (1)El ser humano por definición, basa en su conocimiento (y a veces en su desconocimiento) y en su experiencia sus diferentes formas de actuar, de vivir, de existir. Nuestro conocimiento (o nuestra falta de) inundan nuestra vida y nuestra realidad, en ocasiones nos dan libertades y en ocasiones nos restringen la misma. No debemos olvidar que actualmente decir lo que se piensa y pensar lo que se dice es una tendencia decadente. Pero más que criticar a ciertas personas, o mejor dicho, personalizar las críticas mismas, a mí me gustaría cuestionarme el porqué de esta tendencia decadente, el porqué del miedo a ser fiel a lo que se piensa y el porqué de un abandono de la reflexión y de la búsqueda de información antes de comunicar una idea, denunciar una situación o incluso convencer de una ideología. Ello se explica porque buscamos siempre lo que creemos que los demás quieren que seamos para ser aceptados, precisamente para los demás por la imagen que transmitimos, incluso en ocasiones, aunque eso implique auto-reprimirnos, pudiendo llegar a dejar de ser nosotros mismos en situaciones especiales. También tenemos que tener en cuenta que el ser humano como ser racional, no deja de tener posturas interesadas, y si podemos adoptar una postura temporal en beneficio propio, aunque no seamos nosotros mismos… ¿por qué deberíamos renunciar al beneficio que se nos ofrece? Sigue leyendo