El neoliberalismo capitalista contra el ecofeminismo combativo.

bmowi4lfpEl capitalismo es una forma rápida y global de deterioro de las diferentes sociedades mundiales. Esto es debido a las formas de relación del capitalismo donde el rédito positivo es lo único importante, ya sea a base de guerras, de vulneración de derechos humanos, de explotación de países y biodiversidad… Es muy necesario que nos concienciemos sobre la nocividad de este modelo económico que produce tantas injusticias, desigualdades, abusos de poder, materialismo… Todo ello está muy relacionado con el individualismo que tanto gusta al neoliberalismo mercantil, que pretende enfrentar más que compartir, capitalizar más que hermanar. El individualismo cala profundo en el neoliberalismo capitalista puesto que todo es comparable, todo es susceptible de ser jerarquizado, de ser comprado y vendido. La lucha contra el capitalismo ha sido integrada por muchos colectivos, agrupaciones y movimientos alternativos llamados “antisistema”, pero ¿acaso es realmente negativo ser antisistema? ¿Acaso es tan malo buscar la forma de transformar nuestro sistema para que sea más horizontal y más ecologista? En cuestiones de socio-economía, podemos encontrar dos tipos de binarismos contra los que deberemos seguir luchando: [capitalista-anticapitalista] y [capitalista-comunista]. Sigue leyendo

Anuncios

Un activismo imperfecto: las invisibles luchas de poder

CHANGECuando hablamos de activismo… ¿Qué es lo que entendemos? Esa palabra posee, entre otras cosas, un amplio abanico de interpretaciones asociadas directas e indirectas. A mi entender, más allá de definiciones exactas, activismo es duro trabajo para alcanzar un fin, activismo es disconformidad, son ganas de cambiar una realidad o una parte de dicha realidad, activismo es formación e información, activismo es compromiso, activismo es específicamente movilizarse para realizar un cambio. Pero para ser más precisos, la definición de la RAE de activismo es: “dedicación intensa a una determinada línea de acción en la vida pública”. Si reflexionamos sobre lo dicho, no podríamos decir con certeza si “activismo” se podría definir como una palabra más próxima a la realidad ‘izquierdista’ o a la ‘derechista’ (aunque suene absurdo y parezca que estemos creando una nueva dicotomía). También deberíamos tener en cuenta que depende únicamente de cada persona de forma individual de realizar un “buen activismo” o un “mal activismo”. Ésto, entre otras cosas, no depende únicamente de la calidad del activismo sino de las razones por las que se realiza éste. Como escribo y reflexiono inevitablemente desde mi perspectiva, comentaré el caso específico del activismo LGTB+ que puede extrapolarse a otros activismos (como por ejemplo, el político). Sigue leyendo