La fealdad y la anti-normatividad como objeto de empoderamiento: sin miedos ni vergüenzas

bmowi4lfpTodos los seres humanos somos o deberíamos ser respetados según nuestros derechos, al igual que deberíamos exigir y deberían exigirnos el cumplimiento de nuestros deberes. Entre los deberes, encontramos el de respetar a cualquier persona como tal según su identidad, vivir de acuerdo a la igualdad de todos los seres humanos, incluso tener conciencia social, entre otros. Si bien los derechos son inmensos cuantitativamente, uno de los derechos que más deberían cumplirse es el derecho al respeto y a la no discriminación. El respeto debería abarcar todos los aspectos del ser humano en su diversidad, siempre y cuando estén acordes o no entren en conflicto con los derechos humanos. Dentro del respeto a la diversidad intrínseca de cada persona individualmente, deberíamos preservar el respeto a que una persona pueda experimentar su existencia al margen de la constante sexualización, atracción y belleza según los roles impuestos por la sociedad. Sigue leyendo

Por si algún día muero…

bmowi4lfp (1)¿Qué es la vida? ¿Qué es la muerte? ¿Morimos con la muerte? ¿Vivimos el tiempo de vida que se nos ha dado? ¿Morimos en vida? o ¿La muerte nos da la vida? Este tipo de preguntas que tanto se han popularizado nos harán parecer profundxs, inteligentes, reflexivxs… Pero en mi opinión, una pregunta puede hacerla todo el mundo, lo que verdaderamente tiene valor intrínseco es qué reflexiones elaboramos o qué nos provoca la realización de las preguntas. Si bien esto podría parecer un testamento vital, no pretendo que sea así. En ocasiones, ni yo mismx sé lo que pretendo más que buscar constantemente la reflexión, el inmovilismo, la insumisión, la gota de vida que no colma ningún vaso. Sigue leyendo

La inexistencia del hembrismo. Una verdad que nadie explica

bmowi4liiaa0qfp (1)Como es bien sabido, los partidos políticos, los movimientos sociales, las asociaciones y las reivindicaciones, están actualmente a la orden del día.  Cada vez más, la ciudadanía comprende que la sociedad no está formada por meras personas, sino mucho más que eso. Cada individuo juega en la sociedad un papel, un rol (impuesto o no) que nos demuestra una vez más, que el ser humano es una criatura social, que necesita desarrollarse de forma individual y colectiva. Nuestro desarrollo siempre se ve influenciado por dónde y en qué familia nacemos, en qué época y con quiénes compartimos existencia. Es por ello que hay tantas realidades como personas con capacidad de raciocinio hayan existido. Si bien parece que el ser humano prefiere entender el mundo en forma de binarismos: [hombre / mujer][heterosexual / homosexual][raza blanca / raza negra][rico / pobre], en muchas ocasiones olvidamos que el binarismo se impone intentando anular las realidades que no se corresponden con el mismo. Sigue leyendo