Análisis del libro “Global Gay”: la revolución de la igualdad y el respeto

También publicado en Ecopolítica.org

bmowi4lfpDesde hace algunos años, se habla de, se debate y se escucha regularmente la palabra ‘revolución’. Si hablamos acerca de las distintas revoluciones sociales, podríamos identificar la ‘revolución’ feminista, aquella revolución donde las mujeres se empoderaron para reivindicar su identidad femenina contra el machismo, la misoginia y el patriarcado, incluyendo a las mujeres no blancas, no heterosexuales, no cisexuales y no cisgénero; enseñando a toda la población la necesidad de la igualdad de género. También podríamos identificar la ‘revolución’ racial, cuando las personas no blancas lucharon por defender sus identidades y sus derechos humanos frente a la supremacía blanca que les discriminaba jerárquicamente a categorías de inferioridad, ya sea en el norte global (todos aquellos países que encajarían en la categoría ‘primer mundo’. Ver “Cooperación al posdesarrollo” de Florent Marcellesi) o en el mismo Apartheid sudafricano. Actualmente, hay quien se atreve a asegurar que estamos viviendo y experimentando una nueva revolución. Generalmente llamada ‘revolución del amor libre’ (que no libertino) o ‘revolución LGTB+’, puedo decir que personalmente, también la llamo ‘revolución de la igualdad y el respeto’. ¿En qué consiste esta revolución? ¿Dónde está representada? Sigue leyendo

Etiquetas e identidades ¿La clasificación de lo que somos?

bmowi4liiaa0qfp (1)En el activismo LGTB+ se mantiene un debate que, a mi parecer, nunca morirá, puesto que siempre hay nuevos puntos de vista a considerar, nuevos argumentos, nuevas realidades… Este debate se centra en si debemos conservar las etiquetas o si debemos eliminarlas. Mientras que en el activismo LGTB+ (al menos en la teoría) se defienden las etiquetas de lo que es cada persona, en la teoría (y la práctica) queer se busca la erradicación de las etiquetas porque “tod@s somos personas en igualdad” y “nada nos diferencia más que la legislación del país en el que nos encontramos”, de ahí que la teoría queer sea tan abanderada de la igualdad y tan transfeminista (que no significa que el activismo LGTB+ no lo sea). Somos seres evolucionados con capacidad de raciocinio, con capacidad de ser educados, de crecer a todos los niveles… Desde mi punto de vista, no creo que sea adecuado permanecer “fiel a un único bando” sin considerar el contrario, porque ambas teorías y prácticas, nos pueden dar mucho que reflexionar y pueden ayudarnos a evolucionar en nuestro activismo. Sigue leyendo

El virus que nunca debimos ser. La evolución del ser humano que acaba consigo mismo

bmowi4liiaa0qfp (1)Aunque en ocasiones nos cueste reconocerlo, el ser humano es un ser vivo que siempre perteneció al reino animal, y que por cierto, desciende de un antepasado común con el mono única y exclusivamente. Al igual que muchos animales como los osos, los cerdos, los perros o las tortugas (y otros no nombrados), el ser humano es omnívoro, es decir, es capaz de ingerir tanto plantas como la carne de otros animales. El ser humano se caracterizaba por ser un mamífero, vertebrado, de sangre caliente, con pelo corporal… pero hay quienes creen que ha dejado de serlo, hay quienes creen que se debería redefinir el concepto que se tiene de “ser humano”.

A pesar de las guerras, las enfermedades, los desastres naturales… las llamadas ‘desgracias’ para el ser humano no contra-restan el aumento de población mundial en un mundo ya sobrepoblado. Ésto refuerza la teoría de que aunque el ser humano sigue siendo un mamífero, también podría ser definido como virus que se multiplica sin control ni conciencia. Actualmente, la población mundial es aproximadamente de 7.200 millones de personas en el 2014, un 2’16% más que en 2011 que había aumentado respectivamente casi un 5% con respecto de 2008 (enlace). Lógicamente, la acción del ser humano repercute en la vida de todo el planeta, por lo que científicos hablan con cierta seguridad de que una “sexta extinción” está por venir, aunque se desconoce cuándo va a ocurrir. ¿Dentro de 50? ¿Dentro de 75? ¿Cuándo va a explotar la burbuja de la sobrepoblación? Sigue leyendo