Activismo LGTB+ vs. Activismo Queer y la evidencia de su complementariedad

bmowi4lfpCuando se habla de activismo, suele cómo no, utilizarse un binarismo (tan propio de nuestra(s) sociedad(es). Ya he hablado de otro tipo de binarismos en mis anteriores artículos). Suelen contraponerse abiertamente el activismo LGTB+ y el activismo Queer. ¿Por qué tanto enfrentamiento en dos formas de activismo que bien podrían ser complementarias? Y en la gran mayoría de ocasiones, hay activistas que únicamente reivindican el activismo LGTB+ y hay activistas que únicamente reivindican el activismo Queer. Desde mi punto de vista, esto es un claro error. Deberían aunarse las dos formas de activismo, contemplando las perspectivas individuales (que no individualistas) para conseguir la mayor objetividad, la mayor efectividad, la mayor concienciación y la mejor forma de activismo posible y plausible: el activismo Queer + el activismo LGTB+. Sigue leyendo

Anuncios

La diversidad afectivo-sexual y de género en el ecologismo. ‘Nuevas’ realidades

Artículo también publicado en Ecopolítica

bmowi4lfpEl ecologismo es una ideología reciente, transformadora y transgresora. El ecologismo actual me recuerda a los primeros años del feminismo y a los primeros años del activismo LGTB+. Pero aunque se ha trabajado el (eco)feminismo en el ecologismo, muy poco o nada se ha trabajado de la diversidad afectivo-sexual y de género en ésta ideología. ¿Cómo se relaciona el ecologismo con la homosexualidad, la bisexualidad o la pansexualidad? ¿Cómo se relaciona el ecologismo con la transexualidad, la identidad transgénero, bigénero, intergénero o genderqueer? ¿Cómo podemos descubrir estas relaciones? Sigue leyendo

El virus que nunca debimos ser. La evolución del ser humano que acaba consigo mismo

bmowi4liiaa0qfp (1)Aunque en ocasiones nos cueste reconocerlo, el ser humano es un ser vivo que siempre perteneció al reino animal, y que por cierto, desciende de un antepasado común con el mono única y exclusivamente. Al igual que muchos animales como los osos, los cerdos, los perros o las tortugas (y otros no nombrados), el ser humano es omnívoro, es decir, es capaz de ingerir tanto plantas como la carne de otros animales. El ser humano se caracterizaba por ser un mamífero, vertebrado, de sangre caliente, con pelo corporal… pero hay quienes creen que ha dejado de serlo, hay quienes creen que se debería redefinir el concepto que se tiene de “ser humano”.

A pesar de las guerras, las enfermedades, los desastres naturales… las llamadas ‘desgracias’ para el ser humano no contra-restan el aumento de población mundial en un mundo ya sobrepoblado. Ésto refuerza la teoría de que aunque el ser humano sigue siendo un mamífero, también podría ser definido como virus que se multiplica sin control ni conciencia. Actualmente, la población mundial es aproximadamente de 7.200 millones de personas en el 2014, un 2’16% más que en 2011 que había aumentado respectivamente casi un 5% con respecto de 2008 (enlace). Lógicamente, la acción del ser humano repercute en la vida de todo el planeta, por lo que científicos hablan con cierta seguridad de que una “sexta extinción” está por venir, aunque se desconoce cuándo va a ocurrir. ¿Dentro de 50? ¿Dentro de 75? ¿Cuándo va a explotar la burbuja de la sobrepoblación? Sigue leyendo