La diversidad afectivo-sexual y de género en el ecologismo. ‘Nuevas’ realidades

Artículo también publicado en Ecopolítica

bmowi4lfpEl ecologismo es una ideología reciente, transformadora y transgresora. El ecologismo actual me recuerda a los primeros años del feminismo y a los primeros años del activismo LGTB+. Pero aunque se ha trabajado el (eco)feminismo en el ecologismo, muy poco o nada se ha trabajado de la diversidad afectivo-sexual y de género en ésta ideología. ¿Cómo se relaciona el ecologismo con la homosexualidad, la bisexualidad o la pansexualidad? ¿Cómo se relaciona el ecologismo con la transexualidad, la identidad transgénero, bigénero, intergénero o genderqueer? ¿Cómo podemos descubrir estas relaciones? Sigue leyendo

Anuncios

Una triste realidad: la influencia de la violencia simbólica

bmowi4liiaa0qfp (1)La globalización es definida como “un proceso económico, tecnológico, social y cultural a escala planetaria que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los países del mundo uniendo sus mercados, sociedades y culturas, a través de una serie de transformaciones sociales, económicas y políticas que les dan un carácter global”. Una parte vital para el proceso globalizador son los medios de comunicación, las redes sociales, el poder de conocimiento instantáneo… ¿Y qué tienen en común los nombrados? Internet, una herramienta que permite formarse e informarse, comunicarse, reflexionar… Internet como promotor mismo de la globalización, nos permite aproximarnos a una realidad que nos es ajena y a la que podemos tener acceso con un ordenador y una conexión. Sigue leyendo

Profesor de religión: “Hitler no era tan malo: mató a judíos, gays y minusválidos”

Un profesor, curiosamente de religión, ha sido destituido de su puesto en la academia escocesa Kilwinning. El motivo ha sido dar a sus alumnos argumentos como “Hitler no era tan malo porque mató en sus campos de concentración a judíos, gays y minusválidos“. Estamos en el siglo XXI pero sí, aún hay personas que creen en la veracidad de este tipo de afirmaciones. A pesar de que debemos trabajar contra la intolerancia, parece que ésta clase de ideas, no se acaban erradicando del todo.

No solo judíos, gays y minusválidos fueron víctimas del nazismo, sino también disidentes políticos en desacuerdo con el genocidio, gitanos y los llamados “elementos antisociales”. Y quienes no eran exterminados, sufrían terapias de electroshocks para “reconducir” sus “conductas” o sus vidas, eran hormonados, eran castrados químicamente… Y lo que no sabemos de ellos, estoy seguro de que pudo ser mucho peor…  Por no hablar de los campos de concentración y las cámaras de gas… Sigue leyendo