El [Hombre hegemónico]: de privilegios y represiones

bmowi4lfpYa he(mos) hablado repetidamente en La Realidad Escondida cómo es nuestra sociedad de prejuiciosa, discriminadora, LGTB+foba, hetero-cisexista, machista, patriarcal, racista, xenófoba, edaísta, desigualitaria contra la diversidad funcional, contra la diversidad corporal, contra la diversidad de culto… Y es importante cambiar nuestra sociedad, reivindicar que el cambio comienza por cambiar todas y cada una de nosotros, en todos los ámbitos, en todos los sentidos. Hace tiempo leí un artículo en Tercera Información sobre la llamada “cultura de la violación” (lo podéis leer AQUÍ) y aunque al principio me pareció insultante, acabé quedando totalmente convencido. Incluso la imagen de arriba puede inducir al pensamiento de la indefensión de la mujer frente a la supremacía del hombre, en una sociedad que prefiere dar armas a las víctimas y no educar a los potenciales agresores. Pero yo sería más inclusivo. Efectivamente, los hombres son cómplices directa o indirectamente de la cultura de la violación, pero también los cuerpos parlantes que la sociedad interpreta como hombres (yo no me considero ni hombre ni mujer y sin embargo, se me trata con los privilegios del hombre porque se me lee como tal). Otro artículo transgresor y polémico, que podéis leer AQUÍ, es el que trata sobre el privilegio andro-hetero-cis-sexual, es decir, el de los hombres heterosexuales cisexuales cisgénero, que entra en profunda relación con el primer artículo mencionado. Pero me parece necesario hacer una crítica común a ambos artículos. Sigue leyendo

Por si algún día muero…

bmowi4lfp (1)¿Qué es la vida? ¿Qué es la muerte? ¿Morimos con la muerte? ¿Vivimos el tiempo de vida que se nos ha dado? ¿Morimos en vida? o ¿La muerte nos da la vida? Este tipo de preguntas que tanto se han popularizado nos harán parecer profundxs, inteligentes, reflexivxs… Pero en mi opinión, una pregunta puede hacerla todo el mundo, lo que verdaderamente tiene valor intrínseco es qué reflexiones elaboramos o qué nos provoca la realización de las preguntas. Si bien esto podría parecer un testamento vital, no pretendo que sea así. En ocasiones, ni yo mismx sé lo que pretendo más que buscar constantemente la reflexión, el inmovilismo, la insumisión, la gota de vida que no colma ningún vaso. Sigue leyendo