Catolicismo y diversidad afectivo-sexual y de género (LGTB+)

bmowi4lfpDifícil tema para escribir sin duda. Difícil y polémico. A pesar de todo, creo sinceramente que éste es un buen momento para abordar el tema, después de ciertos debates privados bastante intensos. En nuestras ‘queridas’ dicotomías socio-culturales, suele hablarse de la religión como la opuesta a la ciencia, que no es diferente al eterno debate entre conservadurismo (asociado a religión) contra progresismo (asociado a ciencia). Ello, es un claro error. ¿Acaso la ciencia no puede ser conservadora intentando “curar” la homosexualidad? ¿Acaso la religión no puede ser progresista? Es importante como seres humanos que somos (en igualdad, como a mi me gusta decir), dejar el dogmatismo de lado y abrir nuestras mentes más allá de la dicotomía, de lo construido socialmente y del enfrentamiento por el enfrentamiento sin la contemplación de la diversidad. Al igual que hay diversidad en la ciencia, hay diversidad en la religión. Las piedras de nuestro camino vuelven a ser los constructos sociales. ¿Por qué no nos detenemos a deconstruir los esquemas pre-construidos? Matizo que, aunque he mencionado la religión, voy a centrarme en el cristianismo católico que me es más conocido y cercano. Reflexionemos.  Sigue leyendo

Análisis del libro “Global Gay”: la revolución de la igualdad y el respeto

También publicado en Ecopolítica.org

bmowi4lfpDesde hace algunos años, se habla de, se debate y se escucha regularmente la palabra ‘revolución’. Si hablamos acerca de las distintas revoluciones sociales, podríamos identificar la ‘revolución’ feminista, aquella revolución donde las mujeres se empoderaron para reivindicar su identidad femenina contra el machismo, la misoginia y el patriarcado, incluyendo a las mujeres no blancas, no heterosexuales, no cisexuales y no cisgénero; enseñando a toda la población la necesidad de la igualdad de género. También podríamos identificar la ‘revolución’ racial, cuando las personas no blancas lucharon por defender sus identidades y sus derechos humanos frente a la supremacía blanca que les discriminaba jerárquicamente a categorías de inferioridad, ya sea en el norte global (todos aquellos países que encajarían en la categoría ‘primer mundo’. Ver “Cooperación al posdesarrollo” de Florent Marcellesi) o en el mismo Apartheid sudafricano. Actualmente, hay quien se atreve a asegurar que estamos viviendo y experimentando una nueva revolución. Generalmente llamada ‘revolución del amor libre’ (que no libertino) o ‘revolución LGTB+’, puedo decir que personalmente, también la llamo ‘revolución de la igualdad y el respeto’. ¿En qué consiste esta revolución? ¿Dónde está representada? Sigue leyendo

La fealdad y la anti-normatividad como objeto de empoderamiento: sin miedos ni vergüenzas

bmowi4lfpTodos los seres humanos somos o deberíamos ser respetados según nuestros derechos, al igual que deberíamos exigir y deberían exigirnos el cumplimiento de nuestros deberes. Entre los deberes, encontramos el de respetar a cualquier persona como tal según su identidad, vivir de acuerdo a la igualdad de todos los seres humanos, incluso tener conciencia social, entre otros. Si bien los derechos son inmensos cuantitativamente, uno de los derechos que más deberían cumplirse es el derecho al respeto y a la no discriminación. El respeto debería abarcar todos los aspectos del ser humano en su diversidad, siempre y cuando estén acordes o no entren en conflicto con los derechos humanos. Dentro del respeto a la diversidad intrínseca de cada persona individualmente, deberíamos preservar el respeto a que una persona pueda experimentar su existencia al margen de la constante sexualización, atracción y belleza según los roles impuestos por la sociedad. Sigue leyendo

Una diferencia clave de la sociedad: la que hay entre pene y falo

Nuestra sociedad es heterosexual. Nuestra sociedad es cisexual cisgenerista. Nuestra sociedad es LGTB+foba. Nuestra sociedad es racista y xenófoba. Nuestra sociedad es clasista, es discriminadora, es represora, es en ocasiones, vergonzosa. En este artículo vuelvo a reflexionar sobre el sexismo y el machismo institucionalizado, el feminismo como respuesta igualitaria contra el machismo y una de las grandes diferencias que comenzó en los roles de poder. Desde mi punto de vista, ese poder en favor del ‘hombre’, ese miedo que reprime a todo lo que sea diferente del modelo: [ hombre, blanco, heterosexual, cisexual, cisgénero, de clase media o alta ] … aún no se ha derribado. No precisamente por suerte sino por trabajo constante, esfuerzo y sudor, los movimientos feministas, LGTB+ y anti-racistas (entre otros igualitarios) fueron los que progresivamente impulsaron y fomentaron la igualdad, en este caso, por identidad de género (diversa o no) ya se sea cisexual, cisgénero, transexual o transgénero. Pero la sociedad sigue siendo machista y sexista, y los privilegiados no dejan de ser los hombres.bmowi4liiaa0qfp (1) Sigue leyendo

La inexistencia del hembrismo. Una verdad que nadie explica

bmowi4liiaa0qfp (1)Como es bien sabido, los partidos políticos, los movimientos sociales, las asociaciones y las reivindicaciones, están actualmente a la orden del día.  Cada vez más, la ciudadanía comprende que la sociedad no está formada por meras personas, sino mucho más que eso. Cada individuo juega en la sociedad un papel, un rol (impuesto o no) que nos demuestra una vez más, que el ser humano es una criatura social, que necesita desarrollarse de forma individual y colectiva. Nuestro desarrollo siempre se ve influenciado por dónde y en qué familia nacemos, en qué época y con quiénes compartimos existencia. Es por ello que hay tantas realidades como personas con capacidad de raciocinio hayan existido. Si bien parece que el ser humano prefiere entender el mundo en forma de binarismos: [hombre / mujer][heterosexual / homosexual][raza blanca / raza negra][rico / pobre], en muchas ocasiones olvidamos que el binarismo se impone intentando anular las realidades que no se corresponden con el mismo. Sigue leyendo