La fealdad y la anti-normatividad como objeto de empoderamiento: sin miedos ni vergüenzas

bmowi4lfpTodos los seres humanos somos o deberíamos ser respetados según nuestros derechos, al igual que deberíamos exigir y deberían exigirnos el cumplimiento de nuestros deberes. Entre los deberes, encontramos el de respetar a cualquier persona como tal según su identidad, vivir de acuerdo a la igualdad de todos los seres humanos, incluso tener conciencia social, entre otros. Si bien los derechos son inmensos cuantitativamente, uno de los derechos que más deberían cumplirse es el derecho al respeto y a la no discriminación. El respeto debería abarcar todos los aspectos del ser humano en su diversidad, siempre y cuando estén acordes o no entren en conflicto con los derechos humanos. Dentro del respeto a la diversidad intrínseca de cada persona individualmente, deberíamos preservar el respeto a que una persona pueda experimentar su existencia al margen de la constante sexualización, atracción y belleza según los roles impuestos por la sociedad. Sigue leyendo

Anuncios

Un activismo imperfecto: las invisibles luchas de poder

CHANGECuando hablamos de activismo… ¿Qué es lo que entendemos? Esa palabra posee, entre otras cosas, un amplio abanico de interpretaciones asociadas directas e indirectas. A mi entender, más allá de definiciones exactas, activismo es duro trabajo para alcanzar un fin, activismo es disconformidad, son ganas de cambiar una realidad o una parte de dicha realidad, activismo es formación e información, activismo es compromiso, activismo es específicamente movilizarse para realizar un cambio. Pero para ser más precisos, la definición de la RAE de activismo es: “dedicación intensa a una determinada línea de acción en la vida pública”. Si reflexionamos sobre lo dicho, no podríamos decir con certeza si “activismo” se podría definir como una palabra más próxima a la realidad ‘izquierdista’ o a la ‘derechista’ (aunque suene absurdo y parezca que estemos creando una nueva dicotomía). También deberíamos tener en cuenta que depende únicamente de cada persona de forma individual de realizar un “buen activismo” o un “mal activismo”. Ésto, entre otras cosas, no depende únicamente de la calidad del activismo sino de las razones por las que se realiza éste. Como escribo y reflexiono inevitablemente desde mi perspectiva, comentaré el caso específico del activismo LGTB+ que puede extrapolarse a otros activismos (como por ejemplo, el político). Sigue leyendo

De “cis”es, “trans”es, y otras enrevesadas confusiones

BmOwI4LIIAA0QFPEl activismo LGTB+ tiene muchos campos en los que se puede y se debe investigar actualmente. Algunos campos son de desarrollo personal e individual o afectivo-sexual y social. Otros campos son de activismo práctico en el que las personas LGTB+ se empoderan, reivindican sus etiquetas (o algunxs luchan contra ellas), crean el sentimiento de comunidad, crean discurso propio y colectivo, defienden su libertad reprimida y la de lxs compañerxs. Y en mi opinión, hay un tercer campo que es el activismo teórico, donde se desarrollan los discursos, las etiquetas, el posicionamiento ante ciertos temas de actualidad, la dialéctica misma, donde se reflexiona sobre ‘lo establecido’ y lo que aún no ha sido establecido… Sigue leyendo

Etiquetas e identidades ¿La clasificación de lo que somos?

bmowi4liiaa0qfp (1)En el activismo LGTB+ se mantiene un debate que, a mi parecer, nunca morirá, puesto que siempre hay nuevos puntos de vista a considerar, nuevos argumentos, nuevas realidades… Este debate se centra en si debemos conservar las etiquetas o si debemos eliminarlas. Mientras que en el activismo LGTB+ (al menos en la teoría) se defienden las etiquetas de lo que es cada persona, en la teoría (y la práctica) queer se busca la erradicación de las etiquetas porque “tod@s somos personas en igualdad” y “nada nos diferencia más que la legislación del país en el que nos encontramos”, de ahí que la teoría queer sea tan abanderada de la igualdad y tan transfeminista (que no significa que el activismo LGTB+ no lo sea). Somos seres evolucionados con capacidad de raciocinio, con capacidad de ser educados, de crecer a todos los niveles… Desde mi punto de vista, no creo que sea adecuado permanecer “fiel a un único bando” sin considerar el contrario, porque ambas teorías y prácticas, nos pueden dar mucho que reflexionar y pueden ayudarnos a evolucionar en nuestro activismo. Sigue leyendo

El enemigo nº1 de la sociedad: ¡¡La persona que se quiere a sí misma!!

bmowi4liiaa0qfp (1)El ser humano por definición, basa en su conocimiento (y a veces en su desconocimiento) y en su experiencia sus diferentes formas de actuar, de vivir, de existir. Nuestro conocimiento (o nuestra falta de) inundan nuestra vida y nuestra realidad, en ocasiones nos dan libertades y en ocasiones nos restringen la misma. No debemos olvidar que actualmente decir lo que se piensa y pensar lo que se dice es una tendencia decadente. Pero más que criticar a ciertas personas, o mejor dicho, personalizar las críticas mismas, a mí me gustaría cuestionarme el porqué de esta tendencia decadente, el porqué del miedo a ser fiel a lo que se piensa y el porqué de un abandono de la reflexión y de la búsqueda de información antes de comunicar una idea, denunciar una situación o incluso convencer de una ideología. Ello se explica porque buscamos siempre lo que creemos que los demás quieren que seamos para ser aceptados, precisamente para los demás por la imagen que transmitimos, incluso en ocasiones, aunque eso implique auto-reprimirnos, pudiendo llegar a dejar de ser nosotros mismos en situaciones especiales. También tenemos que tener en cuenta que el ser humano como ser racional, no deja de tener posturas interesadas, y si podemos adoptar una postura temporal en beneficio propio, aunque no seamos nosotros mismos… ¿por qué deberíamos renunciar al beneficio que se nos ofrece? Sigue leyendo