El [Hombre hegemónico]: de privilegios y represiones

bmowi4lfpYa he(mos) hablado repetidamente en La Realidad Escondida cómo es nuestra sociedad de prejuiciosa, discriminadora, LGTB+foba, hetero-cisexista, machista, patriarcal, racista, xenófoba, edaísta, desigualitaria contra la diversidad funcional, contra la diversidad corporal, contra la diversidad de culto… Y es importante cambiar nuestra sociedad, reivindicar que el cambio comienza por cambiar todas y cada una de nosotros, en todos los ámbitos, en todos los sentidos. Hace tiempo leí un artículo en Tercera Información sobre la llamada “cultura de la violación” (lo podéis leer AQUÍ) y aunque al principio me pareció insultante, acabé quedando totalmente convencido. Incluso la imagen de arriba puede inducir al pensamiento de la indefensión de la mujer frente a la supremacía del hombre, en una sociedad que prefiere dar armas a las víctimas y no educar a los potenciales agresores. Pero yo sería más inclusivo. Efectivamente, los hombres son cómplices directa o indirectamente de la cultura de la violación, pero también los cuerpos parlantes que la sociedad interpreta como hombres (yo no me considero ni hombre ni mujer y sin embargo, se me trata con los privilegios del hombre porque se me lee como tal). Otro artículo transgresor y polémico, que podéis leer AQUÍ, es el que trata sobre el privilegio andro-hetero-cis-sexual, es decir, el de los hombres heterosexuales cisexuales cisgénero, que entra en profunda relación con el primer artículo mencionado. Pero me parece necesario hacer una crítica común a ambos artículos. Sigue leyendo

El enemigo nº1 de la sociedad: ¡¡La persona que se quiere a sí misma!!

bmowi4liiaa0qfp (1)El ser humano por definición, basa en su conocimiento (y a veces en su desconocimiento) y en su experiencia sus diferentes formas de actuar, de vivir, de existir. Nuestro conocimiento (o nuestra falta de) inundan nuestra vida y nuestra realidad, en ocasiones nos dan libertades y en ocasiones nos restringen la misma. No debemos olvidar que actualmente decir lo que se piensa y pensar lo que se dice es una tendencia decadente. Pero más que criticar a ciertas personas, o mejor dicho, personalizar las críticas mismas, a mí me gustaría cuestionarme el porqué de esta tendencia decadente, el porqué del miedo a ser fiel a lo que se piensa y el porqué de un abandono de la reflexión y de la búsqueda de información antes de comunicar una idea, denunciar una situación o incluso convencer de una ideología. Ello se explica porque buscamos siempre lo que creemos que los demás quieren que seamos para ser aceptados, precisamente para los demás por la imagen que transmitimos, incluso en ocasiones, aunque eso implique auto-reprimirnos, pudiendo llegar a dejar de ser nosotros mismos en situaciones especiales. También tenemos que tener en cuenta que el ser humano como ser racional, no deja de tener posturas interesadas, y si podemos adoptar una postura temporal en beneficio propio, aunque no seamos nosotros mismos… ¿por qué deberíamos renunciar al beneficio que se nos ofrece? Sigue leyendo