Poesía social contra la LGTB+fobia

Ese extraño dolor por los golpes de ese bate,
De esos repulsivos nazis que me pegaron en la calle,
Por una identidad que no pueden clasificar,
Que no puede concebir por falta de normatividad.
¿Acaso tienen miedo de perder su identidad?

Las ratas endemoniadas nunca atacan de frente
ni por separado, de un navajazo no se abre una mente,
Pero asustadas están de tener que repensarse,
De ser insumisos frente a un líder que habla de sí como si de Dios se tratase.

Ahora y siempre, puedo decir que yo no tengo miedo,
La violencia no me representa ni la acepto con sosiego,
Si soy activista es para forjar un mundo mejor,
Aunque haga falta luchar con mi sangre y de mi frente, mi sudor.

Que si gays, lesbianas, bisexuales o transexuales,
Nuestra identidad nos hace fuertes viviendo como iguales,
Su mediocridad del odio y la vergüenza no puede derrotarnos,
Precisamente porque en comunidad, de la mano caminamos.

Y aunque a veces duela esta sociedad discriminatoria,
Conseguiremos avanzar por una vía u otra.
Nuestra lucha nos hará libres y fuertes,
Estás invitada a que de la normatividad social despiertes.

Esa normatividad, no deja de ser un cinturón de represión,
Para encajar en roles prefijados que suponen aceptación,
Y ese es el dilema, perder tu identidad o ser discriminado,
Me niego a aceptarlo, podemos ahora hacer el cambio.
Un cambio que vire a la izquierda y respete la diversidad,
Para que por fin, vivamos todos en igualdad.

Anuncios

Una palabra curiosamente peligrosa: “Normal” y la inclusión normativizante

bmowi4lfpHablar adecuadamente, utilizar el lenguaje correctamente, es muy importante. Traté de explicarlo y demostrarlo en mi artículo “La necesidad de usar los términos adecuados” y traté de ofrecer correctas definiciones que aclarasen los términos más utilizados en el activismo LGTB+ en mi artículo “La necesidad de usar los términos adecuados 2: Glosario de terminología LGTB+“. En nuestro lenguaje queda muy reflejada la diversidad y por ello debemos hablar con propiedad. Además, quiero expresaros mi deseo de llamar a la concienciación a todo ser humano que lea estas líneas. Este artículo que escribo pretende reflexionar sobre esa palabra tan (¿mal?) usada, la palabra binarista “normal” y el movimiento “normalizador” (¿normativizante?) de las diferentes disidencias y/o diversidades.
Sigue leyendo

El tiempo: El aliado más poderoso del universo

bmowi4liiaa0qfp (1)El día Martes 07 de Octubre de este año 2014, fui al cine con mi novio para ver la película ‘Boyhood’ (traducida no muy literalmente al español como ‘Momentos de una vida’) en versión original y  con subtítulos en español. Para ir a verla, fui a los cines Verdi, unos cines poco convencionales donde suelen proyectar películas poco comunes no comerciales, y en muchas ocasiones, de contenido no únicamente de entretenimiento y evasión, sino puras obras de arte que te remueven y conmueven, te hacen repensarte, y en definitiva, te hacen crecer como persona. Cuando me detengo a pensar entre la maravillosísima película de ‘Boyhood’ en comparación con otro tipo de películas menos reflexivas y profundas como es Torrente (5), pienso si de verdad la televisión, la radio, la prensa escrita (entre otros) están anunciando las películas que debería anunciar. Creo que como a muchas preguntas de nuestra sociedad, su respuesta asociada es: capitalismo puro y duro. Dar al/a la ciudadanx precisamente lo que desea sin esfuerzo como cuando se da de comer a las vacas, a las ovejas o a los caballos, no se está promoviendo una reflexión, un cambio, no se está fomentando una evolución, una cultura profunda, un interés que nos engrandezca, que nos mueva y que necesitemos compartir con los demás para conocer otros puntos de vista, no estamos dejando de seguir en el sendero de la pasividad, del inmovilismo, de la aceptación sumisa de lo que nos pasa sin ser agentes activos de nuestra propia vida. Cuando reflexiono sobre este tipo de situaciones me pregunto si vivimos o simplemente ‘sobrevivimos’. Sigue leyendo