“Yo se de dónde vengo. Yo sé cómo he estado”, la canción de las identidades discriminadas

Para quien no conozca la canción “I know where I’ve been” (versión de Glee) sobre la que voy a hablar, ved primero el vídeo y luego leed el artículo:

Sigue leyendo

Anuncios

La paradoja de la soledad individualista en un mundo sobrepoblado

También publicado en Ecopolitica.org

bmowi4lfp‘Nosotros los verdes’, recordando el artículo traducido para EcoPolítica de Murray Bookchin, hemos trabajado y estudiado profundamente la sociedad y su construcción sociocultural, la ciudadanía y sus relaciones interpersonales en la construcción de su identidad individual y colectiva, hemos defendido nuestra ideología que reclama cambios sociales radicales (no confundir ‘radical’ con ‘extremismo’) que involucren el medioambientalismo pero que abarquen todo el espectro ecologista… Debo reconocer que gran parte de mi ideología se basa en los pilares ecologistas redactados y propuestos por los Global Greens de Canberra (2001), de los que ya he hablado en mis dos artículos anteriores sobre ecologismo y que confieso, me representan profundamente. Recordaremos teniendo presente éstos, que el reconocimiento de la igualdad plena entre ciudadanos del mundo y la reivindicación del respeto a la diversidad, de valor intrínseco propio, son imprescindibles. Esta última recoge la diversidad afectivo-sexual (homosexualidad, bisexualidad, pansexualidad, asexualidad…), la diversidad de género (ecofeminismos, nuevas masculinidades e identidades no binarias), la diversidad racial y/o étnica,  la diversidad de sexo (siendo inclusivos con la intersexualidad y el hermafroditismo), la diversidad de clases, incluso la diversidad de fe o espiritual. Sigue leyendo

¿Pasos difuminados en la arena? ¡Nunca! Activismo y más activismo

bmowi4lfpActualmente creo estar pasando una de las etapas más felices de mi vida, de verdad lo creo. Que esté pasando por esta etapa y de esta forma, no significa que no tenga todavía barreras que atravesar o metas que alcanzar, sino que puedo superarlas con un esfuerzo proporcional a su dificultad. Si hay algo que me encanta desde que empecé hace dos Eneros, es escribir, reflexionar, comprometerme con el activismo LGTB+, el respeto y la igualdad real por orientación sexual e identidad de género, pero sin embargo, me encuentro un poco desmotivado (en cuestión de escritura y en parte del ‘activismo de calle’). Sigue leyendo

El movimiento oso en la comunidad gay y el rechazo a la homo-normatividad

bmowi4liiaa0qfp (1)Si, en efecto. La comunidad LGTB+ protesta día tras día contra la hetero-normatividad a la que califican de opresora, de discriminadora y de evitar la garantía del respeto a todas las personas. Y a pesar de ello, se podría hablar de homo-normatividad, que no deja de ser una hetero-normatividad maquillada de tolerancia. No debería culparse a las personas individuales de seguir un patrón (como si de robots se tratase), sino que debe reflexionarse el porqué de la existencia de ese patrón.  La solución, desde mi punto de vista, sería reflexionar, debatir e intentar cambiar no solo la sociedad sino los grupos sociales que la conforman, para llegar a ser más inclusivos con todo tipo de diversidad. De este modo, la igualdad será plena, y no pecará de cierta hipocresía interna. Sigue leyendo

LO QUE FALTABA POR VER: Jugando con vidas

La Marea Blanca llama a donar sangre solo en los hospitales
para acabar con el ‘negocio’ de Cruz Roja.

bmowi4liiaa0qfp (1)La entidad privada cobrará a la Comunidad de Madrid 67 euros por cada bolsa de sangre que reparta entre los hospitales de la región. La Marea Blanca ha decidido movilizarse contra la última privatización de Ignacio González, que va a entregar a Cruz Roja la gestión del Centro de Transfusiones de la Comunidad de Madrid. El colectivo en defensa de la Sanidad pública considera escandaloso que la entidad privada vaya a cobrar al Gobierno autonómico 67 euros por cada bolsa de sangre que reparta entre los hospitales de la región, por lo que ha hecho un llamamiento a través de las redes sociales para que los ciudadanos donen directamente en estos centros para acabar con el ‘negocio’ de Cruz Roja. Ésta, ha negado rotundamente cualquier posible capitalización de las donaciones de sangre, a pesar de que hay motivos de peso para creer en la veracidad de la noticia. Sigue leyendo