Una palabra curiosamente peligrosa: “Normal” y la inclusión normativizante

bmowi4lfpHablar adecuadamente, utilizar el lenguaje correctamente, es muy importante. Traté de explicarlo y demostrarlo en mi artículo “La necesidad de usar los términos adecuados” y traté de ofrecer correctas definiciones que aclarasen los términos más utilizados en el activismo LGTB+ en mi artículo “La necesidad de usar los términos adecuados 2: Glosario de terminología LGTB+“. En nuestro lenguaje queda muy reflejada la diversidad y por ello debemos hablar con propiedad. Además, quiero expresaros mi deseo de llamar a la concienciación a todo ser humano que lea estas líneas. Este artículo que escribo pretende reflexionar sobre esa palabra tan (¿mal?) usada, la palabra binarista “normal” y el movimiento “normalizador” (¿normativizante?) de las diferentes disidencias y/o diversidades.
Sigue leyendo

Anuncios

Análisis del libro “Global Gay”: la revolución de la igualdad y el respeto

También publicado en Ecopolítica.org

bmowi4lfpDesde hace algunos años, se habla de, se debate y se escucha regularmente la palabra ‘revolución’. Si hablamos acerca de las distintas revoluciones sociales, podríamos identificar la ‘revolución’ feminista, aquella revolución donde las mujeres se empoderaron para reivindicar su identidad femenina contra el machismo, la misoginia y el patriarcado, incluyendo a las mujeres no blancas, no heterosexuales, no cisexuales y no cisgénero; enseñando a toda la población la necesidad de la igualdad de género. También podríamos identificar la ‘revolución’ racial, cuando las personas no blancas lucharon por defender sus identidades y sus derechos humanos frente a la supremacía blanca que les discriminaba jerárquicamente a categorías de inferioridad, ya sea en el norte global (todos aquellos países que encajarían en la categoría ‘primer mundo’. Ver “Cooperación al posdesarrollo” de Florent Marcellesi) o en el mismo Apartheid sudafricano. Actualmente, hay quien se atreve a asegurar que estamos viviendo y experimentando una nueva revolución. Generalmente llamada ‘revolución del amor libre’ (que no libertino) o ‘revolución LGTB+’, puedo decir que personalmente, también la llamo ‘revolución de la igualdad y el respeto’. ¿En qué consiste esta revolución? ¿Dónde está representada? Sigue leyendo

La fealdad y la anti-normatividad como objeto de empoderamiento: sin miedos ni vergüenzas

bmowi4lfpTodos los seres humanos somos o deberíamos ser respetados según nuestros derechos, al igual que deberíamos exigir y deberían exigirnos el cumplimiento de nuestros deberes. Entre los deberes, encontramos el de respetar a cualquier persona como tal según su identidad, vivir de acuerdo a la igualdad de todos los seres humanos, incluso tener conciencia social, entre otros. Si bien los derechos son inmensos cuantitativamente, uno de los derechos que más deberían cumplirse es el derecho al respeto y a la no discriminación. El respeto debería abarcar todos los aspectos del ser humano en su diversidad, siempre y cuando estén acordes o no entren en conflicto con los derechos humanos. Dentro del respeto a la diversidad intrínseca de cada persona individualmente, deberíamos preservar el respeto a que una persona pueda experimentar su existencia al margen de la constante sexualización, atracción y belleza según los roles impuestos por la sociedad. Sigue leyendo

El tiempo: El aliado más poderoso del universo

bmowi4liiaa0qfp (1)El día Martes 07 de Octubre de este año 2014, fui al cine con mi novio para ver la película ‘Boyhood’ (traducida no muy literalmente al español como ‘Momentos de una vida’) en versión original y  con subtítulos en español. Para ir a verla, fui a los cines Verdi, unos cines poco convencionales donde suelen proyectar películas poco comunes no comerciales, y en muchas ocasiones, de contenido no únicamente de entretenimiento y evasión, sino puras obras de arte que te remueven y conmueven, te hacen repensarte, y en definitiva, te hacen crecer como persona. Cuando me detengo a pensar entre la maravillosísima película de ‘Boyhood’ en comparación con otro tipo de películas menos reflexivas y profundas como es Torrente (5), pienso si de verdad la televisión, la radio, la prensa escrita (entre otros) están anunciando las películas que debería anunciar. Creo que como a muchas preguntas de nuestra sociedad, su respuesta asociada es: capitalismo puro y duro. Dar al/a la ciudadanx precisamente lo que desea sin esfuerzo como cuando se da de comer a las vacas, a las ovejas o a los caballos, no se está promoviendo una reflexión, un cambio, no se está fomentando una evolución, una cultura profunda, un interés que nos engrandezca, que nos mueva y que necesitemos compartir con los demás para conocer otros puntos de vista, no estamos dejando de seguir en el sendero de la pasividad, del inmovilismo, de la aceptación sumisa de lo que nos pasa sin ser agentes activos de nuestra propia vida. Cuando reflexiono sobre este tipo de situaciones me pregunto si vivimos o simplemente ‘sobrevivimos’. Sigue leyendo