De Stonewall a nuestros días. Una estrella QUEER: S.T.A.R.

bmowi4lfp¿Qué es S.T.A.R. te preguntarás? Yo también me lo pregunté al empezar el libro del que voy a hacer la crítica. Sí, en la propia portada resalta ‘Street Transvestite Action Revolutionaries’. O lo que es lo mismo, “Acción Travesti Callejera (y) Revolucionaria”, aunque no se encuentre, yo le habría puesto el Y. Como me dijo la persona que me recomendó el libro, Mané Fernández, que es además una persona fascinante: ‘es corto pero es una joya’. Por supuesto, pero es más que una joya; es una perla que recuperamos del olvido, es un diamante en bruto contra todas las violencias reunidas en una que se llama OPRESIÓN, es un rubí como la pasión de la lucha de sus protagonistas, una esmeralda de esperanza por un mundo mejor sin persistente violencia (LGTB+fóbica), un zafiro que simboliza la eterna conexión entre quienes luchan por la igualdad entre personas sin rostro, ni sexo, ni sexualidad, ni identidad de género; personas sin etnia, sin diversidad funcional, sin religión; personas sin cuerpo pero sin duda, con un alma más poderosa que la de todos los líderes de la historia que hayan existido y existirán para reprimir la libertad. Esto nos involucra a TODES.
Sigue leyendo

Anuncios

El [Hombre hegemónico]: de privilegios y represiones

bmowi4lfpYa he(mos) hablado repetidamente en La Realidad Escondida cómo es nuestra sociedad de prejuiciosa, discriminadora, LGTB+foba, hetero-cisexista, machista, patriarcal, racista, xenófoba, edaísta, desigualitaria contra la diversidad funcional, contra la diversidad corporal, contra la diversidad de culto… Y es importante cambiar nuestra sociedad, reivindicar que el cambio comienza por cambiar todas y cada una de nosotros, en todos los ámbitos, en todos los sentidos. Hace tiempo leí un artículo en Tercera Información sobre la llamada “cultura de la violación” (lo podéis leer AQUÍ) y aunque al principio me pareció insultante, acabé quedando totalmente convencido. Incluso la imagen de arriba puede inducir al pensamiento de la indefensión de la mujer frente a la supremacía del hombre, en una sociedad que prefiere dar armas a las víctimas y no educar a los potenciales agresores. Pero yo sería más inclusivo. Efectivamente, los hombres son cómplices directa o indirectamente de la cultura de la violación, pero también los cuerpos parlantes que la sociedad interpreta como hombres (yo no me considero ni hombre ni mujer y sin embargo, se me trata con los privilegios del hombre porque se me lee como tal). Otro artículo transgresor y polémico, que podéis leer AQUÍ, es el que trata sobre el privilegio andro-hetero-cis-sexual, es decir, el de los hombres heterosexuales cisexuales cisgénero, que entra en profunda relación con el primer artículo mencionado. Pero me parece necesario hacer una crítica común a ambos artículos. Sigue leyendo

La fealdad y la anti-normatividad como objeto de empoderamiento: sin miedos ni vergüenzas

bmowi4lfpTodos los seres humanos somos o deberíamos ser respetados según nuestros derechos, al igual que deberíamos exigir y deberían exigirnos el cumplimiento de nuestros deberes. Entre los deberes, encontramos el de respetar a cualquier persona como tal según su identidad, vivir de acuerdo a la igualdad de todos los seres humanos, incluso tener conciencia social, entre otros. Si bien los derechos son inmensos cuantitativamente, uno de los derechos que más deberían cumplirse es el derecho al respeto y a la no discriminación. El respeto debería abarcar todos los aspectos del ser humano en su diversidad, siempre y cuando estén acordes o no entren en conflicto con los derechos humanos. Dentro del respeto a la diversidad intrínseca de cada persona individualmente, deberíamos preservar el respeto a que una persona pueda experimentar su existencia al margen de la constante sexualización, atracción y belleza según los roles impuestos por la sociedad. Sigue leyendo