Análisis de: “El laberinto Queer: La identidad en tiempos de neoliberalismo” de Susana López

P10300aaa42A medida que descubrimos este diverso mundo en el que vivimos, también surgen nuevos términos que deben hacernos reflexionar. Deberíamos reflexionar sobre quién somos, nuestra identidad como personas, nuestra identidad sexual, nuestra identidad de género, la construcción de qué pensamos y cómo lo pensamos en nuestro propio contexto. Deberíamos reflexionar sobre cómo somos, y sobre las experiencias que nos han llevado a ser como somos. El último libro que me he leído, ha sido “El laberinto Queer: la identidad en tiempos de neoliberalismo”, y reconozco que ha sido un libro apasionante, donde si hay una enseñanza especialmente clara, es que NADA justifica la discriminación, porque todos somos iguales.

En este artículo expresaré mis propias reflexiones que he extraído del libro. Ya que desconocía casi en su totalidad el tema, quise investigar la teoría queer, dicha teoría llevada a la práctica, y su realidad desde el punto de vista de movimiento social y cultural. Desde mi punto de vista, no podría ser más interesante. Para ello, decidí ir a Berkana, librería LGTB+ en la calle Hortaleza, y preguntar por el libro que me pudiese introducir en el conocimiento de dicho movimiento, y me indicaron éste libro. En verdad, creo que fue una gran elección comenzar a conocer el movimiento queer a partir de éste.

P10300aa42Lo primero de todo: ¿Qué es el movimiento queer? “La teoría queer” como se conoce (o así lo conocí yo) y el movimiento queer comenzó en los años 80. El movimiento gay y lésbico, que posteriormente se transformó en el colectivo de activismo LGTB+, se unió contra la heteronormatividad de la sociedad, para reivindicar sus derechos. Así mismo, el movimiento queer nació como escisión del movimiento LGTB+ de los 80, porque criticaban a éste de homonormatividad, en vez de establecer una cultura de la diversidad. La sociedad suele atarse a parámetros, estereotipos, y construimos, aunque sea de forma indirecta, normatividad. De este modo, el movimiento queer se constituyó como reivindicaciones de la libertad de ser, sin normativas ni limitaciones absurdas que acabaran marginando a ciertas personas “por no cumplir la norma”.

¿Qué reivindica el movimiento queer? El movimiento queer reivindica la igualdad real, igualdad por identidad sexual e identidad de género. Aunque esas fuesen sus reivindicaciones iniciales, se le han ido sumando otro tipo de reivindicaciones, por igualdad real en cuanto a razas, a clases sociales y formas de vivir la sexualidad… Al ser una escisión del movimiento gay y lésbico, que comenzó en los años 60 con los disturbios de Stonewall, es lógico que sus primeras reivindicaciones fuesen por la identidad personal, sexual y de género, en busca de la igualdad real. Pero el movimiento queer lucha por encima de todo contra las etiquetas sociales, es decir, las personas se enamoran de personas. En este sentido, no existiría el concepto “hombre”, “mujer”, “gay”, “lesbiana”, “negro”, “blanco”, “rico”, “pobre”… Esto no significa que no exista la identidad, pero rechaza las etiquetas, que solo nos dividen y en cierta forma, promocionan la discriminación.

La igualdad debe ser real y sobretodo, ES activamente necesaria. Pero la identidad es un constructo social, que va más allá de nuestras experiencias en identidad sexual o identidad de género. ¿Tiene la misma experiencia una mujer blanca europea que una mujer negra europea? ¿Tiene la misma experiencia una mujer negra norteamericana y una mujer negra africana? ¿Tiene la misma experiencia un hombre japonés (por ejemplo) heterosexual que un hombre japonés homosexual, donde ser LGTB+ está tan invisibilizado y marginado? ¿La experiencia LGTB+ difiere entre una persona rica sin impedimentos económicos que una persona económicamente dependiente? Todas nuestras experiencias conforman nuestra identidad, referente a todo lo que somos y nuestro entorno. Y por supuesto, también quien esté en nuestro entorno, y cómo sean las personas que están en nuestro entorno. P10300aa42No es en absoluto justo generalizar, pero ¿Por qué muchas y muchos bisexuales se han sentido “fuera de lugar” en espacios lésbicos y gays? ¿Hay indicios, o más que indicios de que a pesar de luchar contra la discriminación, existe discriminación dentro del propio colectivo LGTB+? Pero… ¿Quiénes somos realmente entonces?

Los conceptos que se estudian específicamente en este libro son la bisexualidad y el sadomasoquismo. La bisexualidad es mucho más reciente que el sadomasoquismo como concepto y como realidad, pero ambas siempre han sido un tabú, primero para la heteronormatividad y posteriormente para la homonormatividad. Si alguien quiere practicar el sadomasoquismo como práctica transgresora de liberación ¿Quién es nadie para impedirlo, privándoles de su derecho a la libertad de disfrutar y experimentar su sexualidad? P10300aa42Aunque no tuviésemos prejuicios ni estereotipos, invisibilizamos colectivos de forma inconsciente. ¿A que nunca te habías parado a pensar en el hecho de que a una mujer lesbiana le pueda gustar el sadomasoquismo? Todo ello bajo control, con las reglas acordadas previamente, y según los gustos de cada persona implicada en la experiencia sexual que se lleve a cabo.

P10300aa42La bisexualidad es realmente un concepto muy nuevo. La bisexualidad como orientación sexual, implica que te atraiga tanto el género masculino como el género femenino, pero NO tiene porque ser en el mismo grado de intensidad, y puede ser variable en el tiempo. ¿Quién es nadie para imedirnos explorar nuestra identidad sexual? E incluso a veces, la identidad sexual cambia de forma no voluntaria, por supuesto. Nosotros somos quienes somos, forjamos nuestra identidad, y nos adaptamos a los cambios de nuestra vida según lo que vivimos, es decir, nuestra experiencia. Incluso me han llegado a hablar de que algunas personas “no creen” en la bisexualidad. Esto va más allá de creencias, LA BISEXUALIDAD EXISTE, y además está muy invisibilizada.

Sin lugar a dudas, este libro es adecuado para replantearnos nuestra sociedad y nuestra vida social, para incluso mejorarnos a nosotros mismos como seres sociales, y lo recomiendo totalmente. Reconozco que los conceptos básicos iniciales me resultaron algo confusos, pero después fui entendiendo todo el entramado que representa y conforma el movimiento queer en su totalidad. Uno de los MAYORES problemas que tiene el movimiento queer, es que habla de experiencias puntuales, que a pesar de ser parecidas o extrapolables, todo se reduce a la individualidad. ¿Qué quiere decir esto? Que a pesar de ser un movimiento social, nunca podría llegar a ser un movimiento colectivo de cambio social, pues todo se reduce al individuo y según la teoría queer, no hay nada más allá. A pesar de  ello, sigue siendo realmente interesante reflexionar sobre estas cuestiones.

A pesar de ser un gran libro, un libro maravilloso que me ha hecho dudar hasta de mi propia identidad sexual y mi identidad de género basándome en mis experiencias, hay dos puntos sobre los que estoy muy en desacuerdo, y sobre los que me gustaría reflexionar. Se me ha sugerido que la autora podría no estar de acuerdo con lo escrito en el libro, y es solo una táctica de provocación (que me parecería lo más lógico), pero aun así, prefiero citarlo aquí:

  1. Transexualidad: más que en desacuerdo, es una modificación de la terminología. A mi parecer, la autora del libro no tiene muy clara la terminología relacionada con la transexualidad. Habla de hombres y de mujeres según la identidad de género, cuando un hombre transexual siempre es hombre y una mujer transexual siempre es mujer. Como ya expliqué en un artículo anterior (enlace), el hombre transexual nace con genitales femeninos, pero eso no le hace menos hombre, al igual que la mujer transexual nació con genitales masculinos y eso no le hace menos mujer. La terminología es importante.
  2. Para entender el segundo punto, debemos conocer la diferencia entre pedofilia y pederastia. Mientras que la pedofilia es la atracción física y/o sexual hacia l@s niñ@s, de 8 a 12 años según el libro, la pederastia es el abuso como tal de un(a) niñ@. Por mucho que nos indigne y asquee la pedofilia, el deseo y/o la atracción no es constitutivo de delito como tal, mientras que la pederastia, que es abuso, que sería constitutivo de delito. El libro, dice claramente que podría llegar a darse la legitimación de la pedofilia en libertad, siempre que sea sin la práctica sexual asociada (la pederastia) pues es un delito. En mi opinión, la pedofilia no solo es un factor de riesgo que requiere vigilancia, sino que debería ser tratada como alteración ilegítima de la sexualidad humana. No considero que “enfermo” sea la palabra para las personas pedófilas, pero sin lugar a dudas dichas personas deberían ser tratadas. A mi parecer personal, la pedofilia JAMÁS debería ser aceptada en la sociedad, porque la atracción afectivo sexual debería tener lugar entre dos personas adultas en plenas facultades, y no con niños, por mucho que la edad de mantenimiento de relaciones sexuales, cada vez sea menor. La pederastia es inadmisible y debe ser condenada, y la pedofilia debe como mínimo estar vigilada y tratada.

A pesar de estos dos puntos específicos, el primero por concepto y el segundo por sumo desacuerdo, el libro es imprescindible para cualquier persona que desee erradicar los tabúes, prejuicios y estereotipos de nuestra sociedad. Cualquier persona que desee luchar por un mundo más respetuoso y tolerante, más sabio, más integrador, más feliz, más igualitario y más solidario, debe aprender de este texto tan importante.

Anuncios

3 pensamientos en “Análisis de: “El laberinto Queer: La identidad en tiempos de neoliberalismo” de Susana López

  1. Justo lo estábamos leyendo, cuando nos ha rechinado que apoyara la pedofilia, o al menos, la mencionara junto a bisexualidad y sadomasoquismo. Se lo hemos leído también a otros autores Queer y es un error grave en su discurso. Nosotras lo tenemos claro. Nos ha encantado tu resumen, un saludo

Comentar este artículo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s