La fealdad y la anti-normatividad como objeto de empoderamiento: sin miedos ni vergüenzas

bmowi4lfpTodos los seres humanos somos o deberíamos ser respetados según nuestros derechos, al igual que deberíamos exigir y deberían exigirnos el cumplimiento de nuestros deberes. Entre los deberes, encontramos el de respetar a cualquier persona como tal según su identidad, vivir de acuerdo a la igualdad de todos los seres humanos, incluso tener conciencia social, entre otros. Si bien los derechos son inmensos cuantitativamente, uno de los derechos que más deberían cumplirse es el derecho al respeto y a la no discriminación. El respeto debería abarcar todos los aspectos del ser humano en su diversidad, siempre y cuando estén acordes o no entren en conflicto con los derechos humanos. Dentro del respeto a la diversidad intrínseca de cada persona individualmente, deberíamos preservar el respeto a que una persona pueda experimentar su existencia al margen de la constante sexualización, atracción y belleza según los roles impuestos por la sociedad. Sigue leyendo

Un activismo imperfecto: las invisibles luchas de poder

CHANGECuando hablamos de activismo… ¿Qué es lo que entendemos? Esa palabra posee, entre otras cosas, un amplio abanico de interpretaciones asociadas directas e indirectas. A mi entender, más allá de definiciones exactas, activismo es duro trabajo para alcanzar un fin, activismo es disconformidad, son ganas de cambiar una realidad o una parte de dicha realidad, activismo es formación e información, activismo es compromiso, activismo es específicamente movilizarse para realizar un cambio. Pero para ser más precisos, la definición de la RAE de activismo es: “dedicación intensa a una determinada línea de acción en la vida pública”. Si reflexionamos sobre lo dicho, no podríamos decir con certeza si “activismo” se podría definir como una palabra más próxima a la realidad ‘izquierdista’ o a la ‘derechista’ (aunque suene absurdo y parezca que estemos creando una nueva dicotomía). También deberíamos tener en cuenta que depende únicamente de cada persona de forma individual de realizar un “buen activismo” o un “mal activismo”. Ésto, entre otras cosas, no depende únicamente de la calidad del activismo sino de las razones por las que se realiza éste. Como escribo y reflexiono inevitablemente desde mi perspectiva, comentaré el caso específico del activismo LGTB+ que puede extrapolarse a otros activismos (como por ejemplo, el político). Sigue leyendo

Una sociedad limitada: la supuesta necesidad de la monogamia

bmowi4liiaa0qfp (1)Tras 92 artículos escritos (siendo este el nº93) ya hemos reflexionado sobre diferentes limitaciones de la sociedad, principalmente en cuanto a los derechos LGTB+. Esta sociedad se rige principalmente por normas, estereotipos y prejuicios. De este modo, y aunque vaya cambiando poco a poco, hasta ahora “lo bien visto” era ser blanco, ser heterosexual, ser de clase media (o alta), incluso de religión cristiana-católica… En mi opinión, entre otros temas de interés que permanecen al margen, también debemos añadir que nos educan para que necesitemos y/o deseemos la monogamia. ¿Es “perjudicial” el poliamor? ¿Es correcta en todos sus aspectos la monogamia?

Sigue leyendo