De éxitos y de fracasos: capitalismo, felicidad y sufrimiento

bmowi4lfpTanto el ‘éxito’ como el ‘fracaso’ son conceptos muy relativos debido a que son muy interpretables según en qué situaciones se estén utilizando, pero a pesar de ello, me gustaría realizar la reflexión que en este artículo llevo a cabo. ¿Qué es el éxito? ¿Qué es el fracaso? ¿El éxito normativo nos da la felicidad o puede ser la causa de nuestro sufrimiento? ¿Podríamos no sufrir la represión del sistema transformando nuestra perspectiva, el punto de vista de nuestra realidad? Sigue leyendo

Anuncios

Una palabra curiosamente peligrosa: “Normal” y la inclusión normativizante

bmowi4lfpHablar adecuadamente, utilizar el lenguaje correctamente, es muy importante. Traté de explicarlo y demostrarlo en mi artículo “La necesidad de usar los términos adecuados” y traté de ofrecer correctas definiciones que aclarasen los términos más utilizados en el activismo LGTB+ en mi artículo “La necesidad de usar los términos adecuados 2: Glosario de terminología LGTB+“. En nuestro lenguaje queda muy reflejada la diversidad y por ello debemos hablar con propiedad. Además, quiero expresaros mi deseo de llamar a la concienciación a todo ser humano que lea estas líneas. Este artículo que escribo pretende reflexionar sobre esa palabra tan (¿mal?) usada, la palabra binarista “normal” y el movimiento “normalizador” (¿normativizante?) de las diferentes disidencias y/o diversidades.
Sigue leyendo

La castración del ano: una práctica peligrosa

bmowi4liiaa0qfp (1)La Real Academia de la lengua Española o RAE, define castración como la acción y efecto de castrar, y ésta, como “capar” (extirpar o inutilizar) los órganos genitales como primera acepción. Nuestro cuerpo puede verse mutilado por diversas razones no accidentales (estén en desuso o no): la extirpación de una mama por tener cáncer, extirpación de tumores y/o quistes (como por ejemplo los ováricos), extirpación de los testículos como los castrati, e incluso en la Alemania nazi, se creía que se curaba la homosexualidad mediante la castración química de los testículos… A pesar de los conocidos, hace relativamente poco hemos podido conocer una nueva forma de castración. Ésta, por supuesto, tiene más de metafórica que de literal: la castración del ano. Pero… ¿Cómo se puede castrar un ano, que en principio no tiene nada para “remover”? Sigue leyendo